En un contexto de cine de ciencia-ficción (en las antípodas de Emmerich) el director indio lo reduce todo a una profecía: nuestra falta de comunicación nos condena al final de los tiempos.

★★★★☆ Muy Buena

El incidente

En tiempos de saturación/agotamiento del género de ciencia ficción, surge la necesidad de virar hacia un planteamiento clásico. No sólo pasa por la recuperación/remake de películas (desde ahí surgen la ochentosa de la niebla de Stephen King o la última versión de los invasores de cuerpos). Lo clásico pasa por un cine minimalista, en la que priman los personajes y no los efectos digitales. Sólo el maestro Spielberg sabe conjugar la modernidad (desborde de efectos) con lo clásico. Lo hace en su obra (maestra): LA GUERRA DE LOS MUNDOS. Retomando el cine minimalista, parco en recursos y “supuestamente” profundo en el discurso, el director Shyamalan lleva tiempo encaprichado en ello. Toda su filmografía se resume en esta apuesta valiente, que con su éxito EL SEXTO SENTIDO le permitió seguir ese camino.

Hasta aquí Shyamalan en cuanto a estilo/método. De forma transversal a sus películas podemos encontrar una misma temática. La inquietud/incertidumbre que transmiten sus imágenes van hacia el mayor de (sus) los temores: la incomunicación. El niño solo en familia desestructurada que habla con un muerto. El superhéroe incomprendido que vive crisis de pareja. Un padre e hijos enfrentan sus miedos mientras asisten a una invasión extraterrestre. La comunidad aislada de todo lo que le rodea. La dama que pide ayuda.

Y también en THE HAPPENING, la incomunicación de una sociedad que sólo sabe hablar por el móvil, que sólo está atenta al discurso perturbador de la televisión y que sólo escapa cuando tiene miedo. En todo este contexto, Elliot (Wahlberg) y Alma (debutante Deschanel) viven una crisis. Y como en cualquier crisis de pareja, la falta de comunicación. Queda patente en los últimos minutos de metraje, separados, él en la casa y ella en un trastero, se hablan a través de una tubería que conecta las dos instancias. La misma distancia que fue matando su relación. Sólo basta (nada más y nada menos) que superar el temor a escuchar y ser escuchados. Sólo basta que salgan cada uno de su lugar y se acerquen el uno al otro.

En un contexto de cine de ciencia-ficción (en las antípodas de la propuesta Emmerich) , como si se tratara de un capítulo más de la mítica DIMENSIÓN DESCONOCIDA, el director indio lo reduce todo a una profecía: nuestra falta de comunicación nos condena al final de los tiempos.

¿Estamos frente a un autor? La singularidad minimalista en el planteamiento narrativo, un mismo estilo y una temática que tiene a Shyamalan muy preocupado. Incluso hacerse entender frente a la industria de Hollywood de ahora en adelante.
publicado por José Antonio Bermúdez el 6 julio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.