No es la mejor de este director pero tiene muchos elementos innovadores, altamente interesantes que exploran no solo en lo más profundo de este director, sino también en los elementos que se manejan por lo general en el cine de género.

★★★☆☆ Buena

El incidente

The happening es el séptimo film de este director que se enfrenta una vez más a sacar adelante una cinta escrita por el mismo (aunque ya muchos claman verlo asumiendo obras de otros guionistas) en asocio con la Twentieth Century Fox, un grupo explosivo e interesante que une lo que se denomina el cine de autor con las intenciones netamente comerciales. Sin embargo, a pesar que la 20th le otorgó una libertad absoluta y le permitió volar sin limitaciones su imaginación, el desarrollo de esta historia a lo largo de su metraje demuestra lo contrario. El Fin de los Tiempos marca el regreso de un director que logra cautivar a los espectadores con historias cargadas de intensidad, de fenómenos sobrenaturales, extraños, muy originales y ambiciosos pero conservando al tiempo una simpleza asombrosa. Este film posee un inicio tremendamente impactante, perfecto, crudo, tenebroso y agobiante, seguido de un desenlace lleno de altibajos pues tiene varias escenas gloriosas, con un excelente manejo técnico que realmente impresiona, con un toque de elemento gore y suspenso excelentes y con varios sobresaltos increíblemente sorprendentes, pero que a su vez decae en profundidad de la trama y el guión asume un giro algo tosco que confunde y se hace díficil dar total credibilidad a los hechos que dieron origen a toda esta hecatombe que nos presentan al comienzo.

En algunas de sus obras pasadas, hablo de Señales, de la Dama del Agua o El Protegido, este mismo evento se puede apreciar y es típico del cine de autor en el que el director termina por imponer sus pensamientos y se olvida casi por completo de complacer al espectador. Además, todas estas películas son una señal de lo que le cuesta a Shyamalan redondar sus historias, que inician con una apabullante fuerza, declinan en el nudo e intenta recuperar intensidad en su final. Algo similar, aunque menos intenso, ocurre con El Fin de Los Tiempos en el que nos regala dos tipos de mensajes. Uno que nos pone a evaluar acerca de nuestro demoledor trato con todo lo que nos rodea y el otro acerca de los límites de nuestra propia naturaleza para llevar nuestras relaciones con los demás. Al final, son dos lecciones imponentes, reales y esperanzadoras. Esta historia por irrreal que parezca nos alerta sobre nuestro actuar, ¿Acaso el final de los tiempos o el apocalipsis no se puede dar como respuesta de la naturaleza a causa de nuestros “malos hábitos” y no por fuerza “divina”? ¿Acaso ya no está ocurriendo?. Y nos recuerda que en nuestras manos está la solución, en nuestra cambio actitud y comportamiento.

Otro de los aciertos de la película es la grabación en exteriores que ocupó un 85%, aspecto que le aporta el ambiente singular de este thriller y que ayudan a meterse en el piel del espectador, al igual que la escogencia de John Leguizamo quien a pesar que hace un pequeño papel, lo hizo importante y le da dramatismo a la historia. El actor principal Mark Wahlberg (Elliot Moore), claramente refleja como copia con precisión las intenciones del director y nos regala un papel dotado de naturalidad, exagerada simpleza y una inconsciente e irónica frialdad. También hace su parte y de muy buena forma, la veterana Betty Buckley quien interpreta a la señora Jones. En la cinta su papel es corto pero impactante y para finalizar con las actuaciones que más me gustaron está la de la pequeña Ashlyn Sanchez quien también hace lo suyo, interpretando a una pequeña que aterra por su pasmosa actitud frente a semejantes eventos.

Lo mejor: La idea original, la música.
Lo peor: El nudo, la actuación de Zooey Deschanel.
publicado por Sandra Ríos el 17 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.