El incidente

Confieso que probablemente, esta sea una de las películas -junto con "The Dark Knight" que más ganas tenía de ver en esta temporada estival, y quizás por eso mis expectativas hayan sido demasiado elevadas. Shyamalan, uno de los realizadores contemporáneos más brillantes de la historia del cine, siempre logra deslumbrar con sus películas, aunque a uno no le terminen gustando. Desde "El Sexto Sentido" hasta "La joven del Agua", todas y cada una de sus obras audiovisuales tenian alguna genialidad que jamás se había visto en el mundo audiovisual; argumentalmente también hay que decir que ha creado un propio género, a caballo entre el suspense, el terror y la expectativa, manipulando -a veces tramposamente o muy tramposamente…- el guión para sorprendernos de una manera mayúscula cuando descubrimos el verdadero sentido e historia que nos cuenta, en unos originalísimos finales autoconclusivos -casi con epílogo a veces…-.

Por eso, quizás "El Incidente" me haya decepcionado: se plantea una de las historias más interesantes que hayamos visto en los últimos tiempos: una oleada de suicidios que amenaza con diezmar la humanidad misma, desmoronándose todas las estructuras sociales; en esa vorágine que puede suponer el fin de los tiempos, un profesor y su esposa intentan sobrevivir como pueden…¿y qué más? Pues eso, que no hay más, y uno se queda con cara de póker sin saber a qué carta quedarse preguntándose, pero…¿QUÉ ES ESTO? Entiéndeme, no es que no haya más, HAY MÁS, lo que pasa es que quizás este director lo deje demasiado para la imaginación del espectador, y esto a Kubrick y su particular -y genial- sentido del cine le podría funcionar, pero en este contexto, en esta película, no funciona. Cuando la cinta comienza se puede comprobar lo bien que el guión le ha tomado el pulso social a Norteamérica, desatando toda la paranoia que está escondida en el inconsciente colectivo después del 11-s. Pero… sinceramente, me esperaba más de este guión, que te deja con la miel en los labios. Argumentalmente, parece calcada de la versión Spielberg de "La Guerra de los Mundos": hombre con problemas familiares, que ha de sobreponerse a marchas forzadas cuando la civilización está a punto de desaparecer (en este caso no son los marcianos, sino… -y hasta ahí puedo leer-).

Existen en el film algunas secuencias antológicas, visualmente tremendas, y es cierto que hay momentos de grandes impresiones y sustos… el problema es que están todas en el trailer y que al final, a pesar de las buenas intenciones y de la mala leche que Shyamalan tiene a la hora de criticar la sociedad estadounidense contemporánea -geniales son los guiños al ejército y a los hogares felices, con el piso piloto lleno de comida falsa y falsos electrodomésticos donde se refugia el protagonista…- la película no cuenta demasiado. Como película catastrofista, podía haber aportado mucho más y haber dejado un poco de lado la metafísica, con un guión que rompe bastante reglas que él mismo establece a la hora de admitir el particular universo de esta película. Si logramos abstraernos de todos estos fallos, y somos condescendientes, es un film apreciable que probablemente habría mejorado notablemente y se hubiera convertido en una obra primordial del género fantástico contemporáneo de haber mejorado el guión, ofreciendo algo más "concreto" al espectador (no especifico más, que no quiero desvelar nada, ya lo entenderás si la ves…) y cambiando el registro de la banda sonora con un toque más contemporáneo. Ah, y también habría ganado bastante con otro protagonistas más creíbles que la pareja formada por Whalberg y Deschamel, puro cartón piedra, oiga…

Lo mejor: El sentido visual del director. El planteamiento de la historia.
Lo peor: Que prácticamente te la cuentan en el trailer...y casi no hay nada más.
publicado por Federico Casado Reina el 14 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.