Sin duda, una excelente película, que nos muestra que con talento las nuevas tecnologías son un instrumento muy válido para el actual y futuro cine. 300, una obra que hará las delicias de los amantes del cine épico, y de aventuras.

★★★★☆ Muy Buena

300

Cada cierto tiempo, surgen films que la crítica maltrata o se muestra indiferente, películas que, en cambio, alcanzan un gran éxito y agolpan numerosos seguidores, es lo que se denominan obras de culto. Es la mayor división entre crítica y público, algunas lo son por su temática, otras porque portan la última actuación de un gran actor, otras porque son la representación de alguna "tribu" urbana y otras como esta película que nos ocupa, es por la traslación de una novela gráfica archiconocida a la gran pantalla. El año 2007 será recordado quizás por el díptico de Clint Eastwood de Iwo Jima, por la vuelta de John McLane en la Jungla 4.0 o por el éxito del Orfanato en España, pero sobre todo, será recordado por el estreno de 300 en nuestras salas. Un film épico, con una estética diferente, rodada acorde los tiempos que corren y una adaptación de la novela de Frank Miller, que no dejará indiferente a nadie.

Basada en un cómic, que a su vez tuvo su origen a partir del film "Los 300 Espartanos" de Rudolph Maté en 1962, una entretenida aunque tosca producción que se hacía eco de las grandes producciones históricas de la época y que pasará a la historia del cine como la primera narración de la batalla de las Termópilas, más que por su calidad cinematográfica siendo un film menor dentro de la filmografía de su director. La novela gráfica de Miller, aunque bastante simplona, tiene fuerza con sus viñetas cargadas de violencia, erotismo y épica. Por momentos, 300 copia plano a plano el cómic, convirtiéndose en la adaptación más lograda y respestuosa al material original que se ha hecho jamás.

Muchas productoras intentaron llevar a cabo, este ambicioso proyecto de llevar las Termópilas y sus guerreros espartanos al cine, que se quedaron en el camino por el gran desembolso necesario para crear una obra de relativa calidad. En unos tiempos donde el cine épico está algo agotado, muchas películas de este tipo han pasado por nuestra retina, Braveheart (1995) El Patriota (1999), Gladiator (2000), Las Cuatro Plumas (2002), El Último Samurai (2003), Alejandro Magno (2004), Troya (2004) o el Reino de los Cielos (2005), con mayor o menor fortuna nos ofrecieron épicas batallas, de grandes líderes y hombres, dentro de un género que acabó sobre explotado, debido a su costosa producción y cada vez menores ingresos en taquilla. Todo esta épica se trasladó al género fantástico, con la trilogía de El Señor de los Anillos (2001-2003), Las Crónicas de Narnia (2006), Stardust (2007) o multitud de títulos infantiles de una baja calidad argumental y fílmica.

Este ambicioso proyecto de adaptar la novela gráfica de Miller, se puso en manos del prometedor Zack Snyder, que tuvo un gran debut en Dawn of Dead (2003) y que en 300 nos da muestras de su inmenso potencial. 300, nos narra la epopeya de como Leónidas, rey de Esparta, lucha con sus trescientos hombres en el estrecho paso de las Termópilas contra la invasión de un millón de persas encabezados por Jerjes. Jerjes, sucesor de Darío I en las guerras médicas entre el imperio persa y los griegos, nos es representado como un ser ambicioso, deificado, sin ningún tipo de escrúpulo y cruel, que comandó un ejército de increíble número que tiene como misión invadir todo el territorio griego, para ello deberán luchar con la polis guerrera griega por antonomasia, Esparta.

Esparta, un pueblo duro, creador de guerreros, que no acepta la mediocridad, es liderado por un rey carismático, irónico y gran hombre, Leónidas, interpretado por un gran Gerard Butler, sin duda es la actuación más destacada del film, dentro de un reparto semidesconocido, donde encontramos a David Wenham, como Dilios, guerrero narrador de la epopeya y Lena Heady como esposa de Leónidas. Destacan también los personajes de Stelios, el Gran Capitán, y su hijo Astinos, y interpretando a Jerjes, un irreconocible Rodrigo Santoro. Un reparto perfectamente ensamblado que complementa el carisma de su protagonista Leónidas.

El film, que combina imagen real con efectos por ordenador de manera extraordinaria, es un conjunto muy entretenido, lleno de épica, violencia, sexo y acción a raudales, con grandes descargas de adrenalina y un emotivo final muy acorde con las obras de este género. Las batallas alternando cámaras superlentas, nos muestran perfectas coreografías de combates, nos introducen dentro de la formación espartana. Su combate con los llamados "Inmortales" es un buen ejemplo, de los aciertos de Zack Snyder. El guión al igual que el cómic, es simple y muy lineal, medianamente previsible, pero se enmascara con toda la acción frenética con la que Snyder nos muestra las Termópilas. Pese a que gran parte de las imágenes son irreales, la fotografía es muy bella, y muy realista siendo otro gran acierto de esta película, al igual que la banda sonora de Tyler Bates, que alterna sonidos de guitarra para las escenas de acción, aportándole mucha fuerza a las escenas de lucha, y le da solemnidad a las partes más íntimas de 300.

Sin duda, una excelente película, que nos muestra que con talento las nuevas tecnologías son un instrumento muy válido para el actual y futuro cine. 300, una obra que hará las delicias de los amantes del cine épico, y de aventuras, que nos cuenta como unos pocos se enfrentaron a muchos.

Mi Puntuación: 8,5
Lo mejor: Gerard Butler, su estética.
Lo peor: Historia simplona.
publicado por Emilio Martín Luna el 13 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.