La ironía es el arma de los perdedores y este grupo de perdedores esta muy bien armado.

★★★☆☆ Buena

La ironía es el arma de los perdedores y este grupo de perdedores esta muy bien armado. Little Miss Sunshine es enternecedora tal como Happiness [Solonz] es alegre. La trama de esta película es muy sencilla, es un road movie. Los personajes viajan por carretera hacia Redondo Beach, California para que Olive participe en un concurso de belleza para niñas. Pero de eso no es lo que se trata. Se trata de los personajes que son todos complejos y más reales que raros. Aunque son bastante raros y caen un poco mal. Sobre todo el optimista frustrado [Greg Kinnear].

Aunque caer mal es mucho mejor que dar lástima. Y hacen reír más, como el académico gay experto en Proust [Steve Carell] que no logra el éxito como suicida. Y por supuesto el abuelo que esnifa heroína y le encanta la pornografía. Dice sobre todo obscenidades, pero también le dice a su nieta de siete años: “Estoy locamente enamorado de ti, y no es por tu inteligencia ni por tu personalidad; es porque eres bella por dentro y por fuera.”

Es valiente hacer una película con personajes que no soy exactamente buenos y tienen pocas cualidades nobles. Es refrescante en un mundo en el que tratamos de ser todos cada vez más iguales y políticamente correctos. Un mundo que parece cada vez más un concurso de belleza tras otro. Donde nos hemos olvidado de preguntar qué es realmente lo bello, en vez de dejarnos alimentar por la estética plástica de la publicidad. Este film es un llamado a decir fuck’em y volver a ver el mundo a través de nuestros propios ojos.

Y allá van, en una camioneta VW amarilla que puede parecer un poco irreal, como si solo lo hubieran escogido para ser raro, pero después de conocer a los Hoovers me creo que ese es el carro que tienen, el otro es un miata. No son detalles frikis aleatoriamente escogidos, sino que llegan a hablar de la vida real.

Al final lo más raro es lo que es real. Tanto las niñas que participan en el concurso de belleza como sus madres no son actrices sino participantes de concursos de belleza que aparecen en el film por su propia voluntad. Por lo cual podríamos decir que es una película de terror, para mi es una comedia dramática (que es como lo concibió el guionista) pero también podría decirse que es un drama que hace reír (que es más la idea de los directores).
Lo mejor: La banda sonora: Sufjan Stevens.
publicado por Ana el 6 enero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.