Película amable, sincera y divertida pero a la vez dura y macabra capaz de pasar de una sonrisa a una carcajada fácilmente, una historia de unos perdedores triunfadores.

★★★★☆ Muy Buena

En su sencillez reside su belleza, muchos dirán que es una película más sobre familia disfuncional vista mil veces, pero Pequeña Miss Sunshine tiene algo más que la hace especial, algo difícil de explicar, pero que te atrapa hasta el final de película.

Insisto en que Pequeña Miss Sunshine después de verla te deja una cierta sensación de Deja-vú y que puede que se parezca a muchas películas que hemos visto con anterioridad, pero tiene algo especial que hace que durante toda la duración del film lo pases realmente bien, un rato bastante agradable que con el final y el paso de los minutos es una sensación que aumenta y tras verla creo firmemente que es debido a sus peculiares personajes que conforman la familia Hoover, una madre que lucha porque todo sea perfecto dentro del núcleo familiar, un padre que se dedica a vender métodos de autoayudas siendo un total perdedor, el tío que se intentó suicidar, el hijo adolescente asqueado por lo que le rodea, que tiene como mayor ídolo a Nietzsche y no habla para conseguir su meta, el abuelo que le da a la heroína y mantiene una peculiar y encantadora relación con su nieta, que es la que se presentara al concurso de belleza en un alocado viaje en el que se verán involucrados todos los miembros de la familia.

La película resulta muy atractiva estéticamente, con una fotografía muy colorista y una dirección elegante en el debut de la pareja de los noveles directores Jonathan Dayton y Valerie Faris. Los actores que dan vida a todos y cada unos de los miembros de la familia están geniales, destacando por encima el papel de la pequeña Abigail Breslin y un brillante Steve Carrell.

Se trata de una película amable, sincera y divertida pero a la vez dura y macabra capaz de pasar de una sonrisa a una carcajada fácilmente, una historia de unos perdedores triunfadores. Una patada en la boca al sueño americano, a las ansias de triunfo y el culto a la belleza, un canto a la normalidad y una película que nos recuerda lo subjetivo que es algo como el éxito o el triunfo.
publicado por Vsancha el 6 noviembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.