Una película de vampiros que sale un poco de la norma habitual, con personajes y elementos más cercanos a las películas de George A. Romero, y con abundante sangre y sustos para todos los amantes del género de terror.

★★★☆☆ Buena

30 días de oscuridad

El próximo febrero llegará a nuestras pantallas la enésima adaptación de cómic que Hollywood ha realizado últimamente, "30 days of night", cuyo título provisional en España es "30 días de oscuridad". Con este título tan sugerente apareció no hace mucho un cómic en tres entregas (con sus posteriores secuelas) presentándonos una historia de vampiros poco usual. Más en el estilo del género de zombies, la historia de "30 days of night" nos presenta al pueblo de Barrow, en Alaska, con un mes al año de sol constante, y otro mes al año de total oscuridad. Es aprovechando este mes de oscuridad que un grupo de vampiros llegan al lugar para darse un verdadero festín.




La realización de David Slade es correcta, con un par de planos bastante sugerentes (me encanta una panorámica aérea de la ciudad, todo nevado, en pleno ataque de los vampiros), pero en general se percibe un abuso de la cámara lenta, a la moda actual, en las secuencias de acción, que llega a ser cargante. La fotografía de Jo Willems claramente nos distingue dos espacios, los interiores y los exteriores, con la diferenciación de los tonos azulados y fríos para la nieve, y los más amarillentos, pero no tan cálidos para los interiores, un poco en el estilo que siguiese ya en Hard Candy en 2005. El guión, como digo, es más propio del género de zombies, y quizá en ese aspecto radica su originalidad: un pequeño pueblo se ve infestado por vampiros, y los pocos supervivientes han de resistir durante un mes hasta que el sol vuelva a salir, o morir en el intento.

Hay que destacar que existen, como es lógico y suele ser habitual en las adaptaciones de cómic a cine, diferencias de personajes, de sus relaciones, de las subtramas y demás, para hacerlas, a ojos de los productores, más atractivas para el espectador (el feliz matrimonio protagonista, por ejemplo, pasa a estar en trámites de separación en la película). Sin embargo, el mayor fallo respecto a guión es el que viene siendo habitual en todas las películas de, llamémoslos, "monstruos", en la historia de hollywood. Los monstruos se convierten en seres planos, sin nada más que hambre como motivación, sin inteligencia (como le ha ocurrido casi siempre al monstruo de Frankenstein). Así, de calcuradores y elocuentes en el cómic, los vampiros han pasado a ser una pléyade de hombres pálidos trajeados a lo Armani, que intercambian apenas treinta frases en toda la cinta y el resto del tiempo se lo pasan gritando y gruñendo mientras enseñan los dientes. Se ha "inventado" un lenguaje gutural para ellos, como ya se hiciese en anteriores películas de vampiros (véase Blade, por ejemplo), con el que se comunican, para hacerlo más extravagante, y llenar así el hueco que los bocadillos y la tipografía del cómic llenaban a la perfección.

En cuanto al aspecto sonoro, la música incidental de Brian Reitzell está bastante bien llevada. Reitzell tiene experiencia como supervisor musical para, por ejemplo, Sofia Coppola, pero esta es su primera vez como compositor de toda la música de una película. No es estridente ni pretenciosa, como parece que se estila últimamente en demasiadas producciones, y encaja a la perfección con la utilización dramática de los efectos de sonido, bastante lograda, por cierto, a lo largo de todo el metraje.

El peso interpretativo recae en la pareja Josh Hartnett y Melissa George, con un constante juego de atracción contenida (recuérdese que están separándose) que llega a resultar creíble en ocasiones, y en otros momentos, especialmente al principio de la película, es de credibilidad nula.

En resumen, una película de vampiros que sale un poco de la norma habitual, con personajes y elementos más cercanos a las películas de George A. Romero, y con abundante sangre y sustos para todos los amantes del género de terror.

publicado por Sandavito el 14 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.