Esperemos que Zemeckis finalice su experimentación técnica y vuelva a hacernos pasar buenos ratos. De momento, lo que sacamos en claro con “Beowulf” es que la señorita Jolie está aún mejor de dibujo animado que en carne y hueso… que ya es decir.

★★☆☆☆ Mediocre

Beowulf

Robert Zemeckis se está metiendo en una espiral de preciosismo formal ausente de contenido que está empezando a resultar cargante. Espero que tan solo sea el comienzo de una etapa, los resultados de una experimentación los que llevan al director a poner todo su empeño en la parte técnica olvidando la parte fundamental de una película, la historia y espero también que se vaya solucionando con el tiempo.

Pasaba algo similar con los primeros videojuegos, en los que el afán por crear algo nuevo daba productos sumamente simples. Tan solo hay que recordar el primer videojuego de la historia, consistente en un par de barras que se movían verticalmente y una pelota cuadrada. Aunque ahora que lo pienso, aquello resultaba de lo más adictivo.

No pasa lo mismo con la nueva película basada en la técnica “Performance capture”, que en román paladino viene siendo grabar actores reales, para luego capturar sus imágenes digitalmente y crear un personaje virtual. Sin ninguna duda, este modo de animación sumado a que puede verse en 3D en algunas salas, es lo mejor de la película. Todo lo demás, huele a mediocre.

La técnica de Zemeckis mejora a pasos agigantados. Lo que en “Polar express” eran simples dibujos que se parecían a caras conocidas aquí pasa a un nuevo nivel. Las expresiones de los actores están muy logradas y todos ellos son fácilmente inidentificables. Ray Winstone, Angelina Jolie, Anthony Hopkins, Robin Wright-Penn o John Malkovich son convertidos en personajes de leyenda, los detalles visuales son cuidados al máximo y las imágenes en 3D rallan la perfección. Todo ello posibilita batallas espectaculares, personajes imposibles y escenarios épicos, pero todo se empaña por el nulo ritmo de la película.

La historia, sacada del más famoso poema épico anglosajón, narra las aventuras del rey Beowulf, un héroe obsesionado por pasar a la historia por sus hazañas… y eso es todo. Una batalla al principio, otra cortita en medio y otra al final y el resto son diálogos sin profundidad y puro y duro relleno. Nada nos hace fijar la atención en las andanzas de los personajes salvo la curiosidad de ver las tetas virtuales de Angelina Jolie en 3D.

Hacer una película épica no consiste en incluir un par de personajes mitológicos o de leyenda, unas cuantas peleas bien coreografiadas y un héroe cachas y atormentado. Un mínimo de historia debe hilar las partes de acción si se quiere conseguir que al espectador le importe algo que el héroe viva o muera. Puede que sea el poema inglés el que no da para más, pero aún así, un buen guionista debería saber separar el trigo de la paja y rellenar, de forma creativa, las partes en blanco. Si para algo me ha servido “Beowulf” es para darme cuenta de lo buenas que me parecieron la trilogía de “El señor de los anillos” o “300”.

Esperemos que el señor Zemeckis finalice su experimentación técnica y vuelva a hacernos pasar los buenos ratos de películas como “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, “Forrest Gump” o la trilogía de “Regreso al futuro”. De momento, lo que sacamos en claro con “Beowulf” es que la señorita Jolie está aún mejor de dibujo animado que en carne y hueso… que ya es decir.

publicado por Heitor Pan el 10 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.