Nada más deslumbrante que esta historia de leyenda, apegada al “mito del héroe”, que a pesar de la animación, muestra buenas actuaciones y una historia correctamente narrada.

★★★☆☆ Buena

Beowulf

Beowulf es el regreso al cine de Robert Zemeckis y también la consolidación de un camino que inició con El expreso polar, la de animación basada en actores. Visualmente deslumbrante, este nuevo paso en la perfección de las técnicas de animación, bucea sobre un debate por demás interesante: ¿Se puede pensar en un cine sin actores? Por algo un director de films tan particulares como Regreso al futuro, ¿Quién engañó a Roger Rabbit? o Forrest Gump, se ha inclinado por la animación sin por ello desdeñar el nivel interpretativo.

La animación aporta la capacidad de construir mundos desde cero, de hacer lo que sea sin complejidades de producción y con la imaginación como único límite. Nada más deslumbrante que esta historia de leyenda, apegada al “mito del héroe”, que a pesar de la animación, muestra buenas actuaciones y una historia correctamente narrada. ¿Cuál es el valor agregado en Beowulf? ¿La animación o la presencia de actores? Ambos aspectos logran fusionarse con suma coherencia estética, y la ausencia de cualquiera de ellos hubiera determinado una película igualmente entretenida, aunque con muchos menos méritos.

publicado por Leo A.Senderovsky el 27 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.