El Último Rey de Escocia es una película muy necesaria, que sirve para recordarnos las atrocidades del pasado, y que ayuda a tomar conciencia de las atrocidades que aún se cometen en África.

★★★★☆ Muy Buena

El último rey de Escocia

En los últimos años el cine tiende cada vez más a buscar el entretenimiento puro y duro, películas vacías y simplonas capaces de desesperar a cualquier cinéfilo que se precie de serlo. Pero al mismo tiempo que sucede este fenómeno, se produce otro totalmente opuesto, y es el aumento de films de denuncia social e histórica, la mayoría de ellos de producción europea, como El Hundimiento, Sophie Scholl, o ahora, El Último Rey de Escocia.

Kevin MacDonald, reputado documentalista, es el encargado de llevar a la pantalla a uno de los dictadores más sanguinarios del último cuarto del siglo XX: el ugandés Idi Amín Dada, responsable de una limpieza étnica que causó más de 300.000 muertos. La historia se centra en un joven médico, Nicholas Garrigan (James McAvoy), que llega a Uganda para divertirse y ayudar a la población. Después de un accidente, el doctor Garrigan conocerá a Idi Amín Dada (Forest Whitaker), y no tardará en verse sumergido en su particular universo. Macdonald afronta semejante reto con gran aplomo, y demuestra estar a la altura de la historia que cuenta y denuncia. El realizador escocés deja a un lado la rumorología que ha rodeado a Amín, ofreciendo un retrato nítido y sin concesiones de un tirano cruel, vengativo, inestable y excéntrico.

Habrá quien se lleve las manos a la cabeza por el hecho de que la cinta humaniza al genocida, pero que nadie se lleve a equívocos: humanizar a un personaje histórico no es ni mucho menos justificar sus actos, sino que nos recuerda a todos que el responsable de semejantes barbaries fue un ser humano. El sólido guión de Peter Morgan y Jeremy Brock es un excelente punto de partida para una película de gran intensidad, con algunas escenas magníficas, como la primera aparición de Forest Whitaker en pantalla. Y llega el momento de ponerse en pie y aplaudir a un actorazo como Whitaker, que realiza una interpretación memorable y sobresaliente, que sin duda pasará a los anales de la historia del cine. Su trabajo es tan impresionante que eclipsa por completo al resto de actores, a pesar de que algunos como James McAvoy también realicen muy buenas interpretaciones.

El Último Rey de Escocia es una película muy necesaria, que sirve para recordarnos las atrocidades del pasado, y que ayuda a tomar conciencia de las atrocidades que aún se cometen en África. Y dejando a un lado su trasfondo, es imprescindible sólo por ver el extraordinario trabajo de Forest Whitaker, hasta ahora desconocido por el gran público, pero uno de los mejores actores del panorama cinematográfico actual.
Lo mejor: Forest Whitaker.
Lo peor: Alguna escena metida con calzador.
publicado por Francisco Bellón el 22 febrero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.