Hellboy 2 no decepciona, pero en el camino se han perdido algunas cosas que la sitúan, quizás, por debajo de la primera

★★★★☆ Muy Buena

Hellboy II: El Ejército Dorado

Tenía muchas ganas de ver la continuación de Hellboy, pues la primera, pese a las críticas no del todo buenas, me encantó, me sorprendió y me enamoró. Hellboy 2 no decepciona, pero en el camino se han perdido algunas cosas que la sitúan, quizás, por debajo de la primera. Y digo quizás, porque me da la sensación que Hellboy 2 es de las películas que te van gustando más según las veces que la veas. Con la primera me ocurrió lo mismo, ahora es una de mis películas favoritas pero, la primera vez que la vi, casi me quedo dormido. Por lo tanto, se puede decir que, pese a que ésta segunda parte me haya dejado algo frío, es síntoma de que estamos ante una gran película, de la que necesitaré varias dosis para darme cuenta de su grandeza, o tal vez no.

En cualquier caso y como decía al principio, Hellboy 2 no decepciona y da lo que se espera de ella: acción, humor y efectos especiales. El argumento nos presenta a un malo malísimo que decide romper una tregua entre los humanos y el reino de lo fantástico, llevada a cabo hace cientos de años. Es tan malo que quiere despertar a un ejército dorado capaz de destruir todo a su paso, si Hellboy no lo impide, claro. La historia, como veis, está a un nivel por debajo de lo esperado, aún así entretiene y, a veces, sorprende. Supongo que no se le puede pedir más. Y más aún cuando el argumento parece un simple pretexto para que las secuencias de acción se sucedan, al igual que la introducción de nuevos personajes que, eso sí, son acojonantes.

Ya se demostró que una película, por mala que sea, puede resultar buena a los ojos del espectador gracias al carisma de los protagonistas. Ocurrió en Piratas del Caribe, y lo mismo ocurre en Hellboy 2. Gracias a la mala leche de Hellboy, a la sensualidad de Liz, a la comicidad de Krauss, o a la espectacular aparición del ángel de la muerte, la película se sostiene como si de una feria medieval se tratase. Ya que me detengo aquí, cabría destacar la labor de Doug Jones al frente de tres personajes en el film, también nombrar a Ron Perlman, que se ha convertido en un actor de culto gracias a Hellboy, y a Selma Blair, por enseñar algo más de lo que enseñó en la primera parte, que siempre es de agradecer, sobretodo para mentes enfermas como la mía.

Estamos, por tanto, ante una película veraniega con todas sus letras, diversión sin complicaciones, espectacularidad, buenos efectos especiales y altas dosis de humor, quizás demasiadas dosis, con especial mención al cameo de Santiago Segura. La película, como decía, merece la pena ser vista sólo por los personajes que aparecen en ella, algunos son auténticas obras maestras en cuanto a diseño, y que solo podrían venir de una mente enferma, ésta vez en el buen sentido, como la de Guillermo del Toro. Un film que pone punto y final a un mes lleno de blockbusters de calidad como Wall-e o El caballero Oscuro, y que contrasta con la pésima calidad que tuvimos el año pasado en las salas por estas fechas, con películas como Los 4 fantásticos y silver surfer, Spiderman 3 o Shrek Tercero. Ya solo queda esperar hasta el verano que viene.
publicado por Jesús Malpartida el 11 septiembre, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.