Otro intento de la industria americana de liderar el mercado del cine fantásico juvenil, monopolizado desde hace años, casi en exclusiva, por Harry Potter. Entretenida y bien estructurada, pero quizás un tanto falta de ritmo por momentos.

★★★☆☆ Buena

Un puente hacia Terabithia

Harry Potter marcó un punto de inflexión en el cine juvenil, ya que no sólo supuso un éxito sin precedentes en este género, sino que también abrió el camino a un sin fin de producciones basadas en la literatura fantástica. Los americanos, que de cine poquito pero de visión comercial van sobrados, participaron desde el principio en el proyecto basado en las novelas de J.K. Rowling, intuyendo el potencial de desarrollo de las aventuras del joven mago. Siete años más tarde, J.K. Rowling es la primera mujer que ha ganado más de mil millones de dólares escribiendo, y Daniel Radcliffe (Harry Potter) el joven con mayor fortuna del Reino Unido. Pero los estadounidenses siguen considerando a esta saga como un producto fundamentalmente británico, por lo que llevan ya unos años buscando una alternativa genuinamente yanqui.

Las crónicas de Narnia, o la película que nos ocupa hoy son claros ejemplos de esta denodada lucha de la industria norteamericana por liderar el mercado del cine fantástico.
Un puente hacia Terabithia narra la historia de un niño y su nueva compañera de clase, que se convierten rápidamente en los mejores amigos, pese a algunos contratiempos iniciales. La complicidad les lleva a crear un mundo de fantasía paralelo al real. En Terabithia serán los gobernantes, se enfrentarán a los poderes oscuros y conocerán a seres increíbles. El ambiente está excelentemente recreado, y tanto la fotografía como la interpretación de los niños es más que aceptable.Un puente hacia Terabithia es dinámica y entretenida, y sobre todo, una oda a la amistad. Katherine Paterson escribió la novela en 1976, tras la muerte del mejor amigo de su hijo, para tratar de ayudarlo a superar el dolor que aquello le causó. Y las cosas, cuando se hacen con cariño, suelen salir bien.
Lo mejor: Transmite un mensaje positivo sobre el valor de la amistad, algo que se debe valorar mucho en una película destinada, fundamentalmente, a los más jóvenes, que suelen ser el sector más receptivo a cualquier tipo de mensaje.
Lo peor: Por momentos le falta un poco de ritmo y la alargada sombra de Harry Potter hace que las comparaciones sean inevitables.
publicado por Oscar Cantero el 5 marzo, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.