Mediocridad, escasez de ideas y ridiculez británicas; tres en uno para un decadente cine que sigue imitando todo lo malo de sus amos estadounidenses.

★☆☆☆☆ Pésima

Operación Stormbreaker

Siempre he defendido el cine europeo frente al americano por varias razones. La primera, y la de mayor peso, es que creo sinceramente que es mucho más profundo y lleno de ideas que el de Hollywood; y segundo, porque reconozco que soy de esos que se siente orgulloso de sus raíces y creo firmemente que el hecho de ser el continente más civilizado se debe notar en toda manifestación cultural.

Desafortunadamente, en muchas ocasiones me encuentro con películas que han sido construidas sin ninguna base, recurriendo a los tópicos que están pudriendo el cine americano y que tan sólo buscan, legítimamente, eso sí, la taquilla y el espectador despreocupado  que no busque más allá de un par de horas de entretenimiento vacuo.

Es el caso de Álex Raider, una absurda historia pseudoinfantil de espías, con poco argumento, guiños absurdos y zafios a la comedia barata y sin más pretensión que parodiar las clásicas historias británicas de espías y acción.

Sinceramente, no creo que una película así pueda concebirse más que como una simple burla a las novelas de Fleming, Fortsyth o Le Carré. Es clarísimo, sobre todo al principio, el paralelismo con James Bond, sobre todo en la escena del coche.

Testimonial la aparición de Ewan Mc Gregor y repelente y odioso a más no poder el repugnante protagonista Alex Pettyfer.

Pobreza, mediocridad y vulgaridad. Tres en uno para esta castaña pilonga que ha cruzado el Canal de la Mancha para aburrir hasta a las piedras.

Lo mejor: Que no es demasiado larga.
Lo peor: Todo lo demás.
publicado por Oscar Cantero el 22 noviembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.