Construida con mucho oficio y prescindiendo de discursos moralizantes y grandilocuentes, El Truco del Manco es una película visceral que nos ofrece un retrato duro y contundente de un grupo de perdedores natos tan reales como la vida misma, aunque qu

★★★☆☆ Buena

El truco del manco

En lo referente a cine español, el 2008 será recordado como un año lamentable, ya no sólo por la falta de propuestas de calidad (un mal endémico que han sufrido todas las cinematografías, no sólo la española), que haberlas las ha habido, sino también por polémicas como la de la nacionalidad de títulos que no vamos a recordar ahora o sin ir más lejos por las candidaturas a los Premios Goya.

Uno de los puntos controvertidos de los Goya de este año radica en que tres películas opten a diversos galardones cuando éstas no se han estrenado comercialmente. Habrán cumplido el trámite que exige la Academia para poder participar en los premios del cine español, pero eso es ir en contra del espíritu de estos galardones. El primero de estos tres títulos es El Truco del Manco, película que ahora nos ocupa. La ópera prima de Santiago A. Zannou es, salvando las distancias, una especie de 8 Millas a la española: una historia de lucha y superación de un chico de barrio que sueña con poder triunfar en el mundo de la música, ya sea llegando hasta lo más alto o con la simple puesta en marcha de un estudio de grabación propio. La principal virtud de Zannou, además del sorprendente oficio y buen hacer que demuestra en su primer largometraje, es la mirada tan limpia que ofrece sobre una historia desgarradora, historia que cuenta de una forma honesta y en la que el cineasta prescinde de todo tipo de trucos narrativos. El guión, sólido y bien construido, no carga las tintas ni explota gratuitamente sus elementos más melodramáticos para buscar una pretendida y artificiosa denuncia social. Los actores cumplen, aunque cierto es que “el Langui” no deja de interpretar a un personaje que guarda muchas similitudes con su trayectoria vital y profesional.

Construida con mucho oficio y prescindiendo de discursos moralizantes y grandilocuentes, El Truco del Manco es una película visceral que nos ofrece un retrato duro y contundente de un grupo de perdedores natos tan reales como la vida misma, aunque queramos pensar en ellos como una mera ficción surgida de la mente de un joven realizador.

Lo mejor: La sobriedad y la naturalidad de su propuesta
Lo peor: No pasa del mero retrato social
publicado por Francisco Bellón el 19 enero, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.