Lumet sabe dónde operar para marcar los diferentes puntos de vista de una misma secuencia, pero se pierde por completo en el horrible y agotador recurso con el que salta de un tiempo a otro, de un punto de vista a otro.

★★★☆☆ Buena

Antes que el diablo sepa que has muerto

Sidney Lumet probablemente sea uno de los pocos maestros del cine clásico con vida. Su carrera incluye memorables películas como Serpico, Tarde de perros y Network. Su última película, sin embargo, está muy lejos de sus mejores trabajos. La frase completa que da pie al título se incluye al comienzo de la película, y se podría traducir de la siguiente manera: “Ojalá te encuentres en el cielo media hora antes que el diablo sepa que has muerto”. Si esta frase se la adjudicamos durante todo el film a un personaje en particular, solo el plano final llega a esclarecer el verdadero sentido de esta frase. Recién ahí se pueden observar los verdaderos méritos narrativos de una película, capaz de marearnos con sus recurrentes, caprichosos y abrumadores saltos temporales y de puntos de vista.

Lumet sabe dónde operar para marcar los diferentes puntos de vista de una misma secuencia, pero se pierde por completo en el horrible y agotador recurso con el que salta de un tiempo a otro, de un punto de vista a otro. Quizás estos saltos intenten justificar una trama con visos de tragedia griega y personajes fabricados a trazo grueso, mención especial para el vanidoso y decadente Andy, inyectándose heroína todo el tiempo para calmar su ansiedad. Lo cierto es que, salvo Albert Finney, quien al menos muestra cierto grado de humanidad (aun pese a que, cerca del final, termina dando un inverosímil vuelco dramático), ni Philip Seymour Hoffman, ni Ethan Hawke consiguen hacer creíble un entretenido, sí, pero innecesariamente retorcido argumento que, imagino, al Sidney Lumet de los sesenta y setenta, se le hubieran erizado los pelos de vergüenza con solo leer el guión.

publicado por Leo A.Senderovsky el 24 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.