Todos Estamos Invitados es una película cuya mayor virtud es mostrar con gran realismo el sufrimiento y el horror de las personas amenazadas por la banda terrorista ETA, pero sin embargo no logra llegar al corazón del espectador con la fuerza que se

★★★☆☆ Buena

Todos estamos invitados

Manuel Gutiérrez Aragón, cineasta recordado por su habilidad a la hora de narrar historias mágicas como La Mitad del Cielo, inauguró el pasado viernes la undécima edición del Festival de Málaga de Cine Español con Todos Estamos Invitados, un film que aborda el drama de las personas que viven bajo la amenaza del terrorismo etarra.

Comparado con el cine británico, el cine español no ha abordado en demasiadas ocasiones el tema del terrorismo, y cuando lo ha hecho, los resultados no han sido del todo satisfactorios. De la película de Gutiérrez Aragón hay que decir que retrata de una forma muy veraz y creíble el horror que viven las personas amenazadas y el miedo general que flota en el ambiente de las calles del País Vasco. Sin embargo, también es cierto que realiza ese retrato de una forma extremadamente aséptica, casi como si se tratase de un documental, y es que la cinta no conmueve ni emociona en exceso, lo cual es todo un fiasco para una historia cuyo máximo objetivo es despertar la conciencia del espectador. A pesar de la frialdad de la parte de la trama que protagoniza Jose Coronado, ésta consigue funcionar, lo cual no se puede decir de la parte de Oscar Jaenada (cuyo acento andaluz le delata y hace increíble su papel), o el retrato de los etarras en la cárcel. ¿No es una exageración mostrar cómo un líder etarra encarcelado sigue dando las órdenes de a quién se avisa y a quién se mata, con un funcionario de prisiones a un metro? Lo mejor de Todos Estamos Invitados es la interpretación de un brillante, como siempre, Jose Coronado, así como la de algunos secundarios de lujo, como Adolfo Fernández o especialmente Iñaki Miramón.

Todos Estamos Invitados es una película cuya mayor virtud es mostrar con gran realismo el sufrimiento y el horror de las personas amenazadas por la banda terrorista ETA, pero sin embargo no logra llegar al corazón del espectador con la fuerza que se le podría presumir al film.

     

     

  

Lo mejor: El realismo a la hora de retratar el drama y el horror que viven miles de personas en el País Vasco.
Lo peor: Es bastante fría.
publicado por Francisco Bellón el 10 abril, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.