En mi opinión, la cinta deja que desear en más de un aspecto, aunque sí que es clara y determinante en el fondo. En el plano técnico es sobria pero eficaz en su discurso. Pero el guión alterna aciertos y graves fallos.

★★☆☆☆ Mediocre

Todos estamos invitados

"En un lugar indeterminado del País Vasco, en otoño, un comando etarra ataca un camión francés, sufriendo su coche un espectacular accidente. A causa de él, Josu Jon, uno de los integrantes del comando sufre de amnesia, no recordando su pasado.
Por otro lado está Xabier un profesor de Universidad, que por declaraciones a la prensa contra el mundo etarra y sus actuaciones, es "avisado" por un presunto amigo de que van a por él. Desde ese momento tendrá escolta y su vida cambiará drásticamente.Mientras, Josu Jon tiene la visita de sus antiguos compañeros, quienes intentan que vuelva a la acción armada"
.

Regular película de Manuel Gutiérrez Aragón, que intenta de forma honesta narrar un hecho ficticio basado en otros muchos que tristemente suceden en el País Vasco a consecuencia del peligro que supone para muchas personas expresar lo que de verdad piensan de determinados hechos político-sociales de la realidad vasca.

El intento es bueno e incluso positivo, otra cosa es lo que ha logrado el bueno de Gutiérrez Aragón en el plano cinematográfico. Y es que, en mi opinión, la cinta deja que desear en más de un aspecto, aunque sí que es clara y determinante en el fondo.

Para comenzar, en el plano técnico es sobria pero eficaz en su discurso.
Pero tiene el fallo de un guión que alterna aciertos y graves fallos o más que fallos elementos absurdos.

El peor pero muy grave es la manera en la que el personaje del ex-etarra Josu Jon comienza a seguir a la novia italiana del protagonista. No se sabe bien si ha sido un sueño de Josu Jon o ha sido realidad. Si ha sido un sueño es absurdo y si ha sido realidad es completamente ridículo. En ambos casos es un recurso no tramposo, sino simplemente facilón que denota una falta de trabajo guionístico en aras de un mayor rigor requerido para tal argumento.

Otro ejemplo es la visita en la cárcel del abogado del jefe etarra. Mientras hablan ambos, un funcionario de prisiones está a un metro escaso de ellos, y con él al lado le dice bien claro y alto el jefe etarra que le dé un aviso al profesor bocazas pues si no irán a por él. Una escena nada creíble que parece demostrar que el espectador es tonto.

Y existen escenas un tanto de relleno como la comentada de la playa, que no es que moleste pero tampoco aporta nada. En el haber de la película hay momentos de acción, como los del final de la película, francamente conseguidos, amén de un final definitorio de la situación real que se comenta.

Lo mejor: La música, Óscar Jaenada, el fondo.
Lo peor: El guión, poco riguroso, que hace que resulte poco creíble alguna situación, lo que, en una película que toca un tema tan serio y veraz, es un grave fallo.
publicado por Iñaki Bilbao el 15 abril, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.