La premisa cómico-romántica está servida con un reparto de lujo y de lo más variado, pero al servicio de una historia mil veces vista y de lo más previsible.

★★☆☆☆ Mediocre

Como la vida misma

A la senda de las películas supuestamente independientes se une Como la vida misma o como cabría decir, como el cine Disney mismo.

Dan es un viudo con tres hijas de distintas edades. Durante una estancia en casa de sus padres con motivo de la reunión familiar anual creerá encontrar de nuevo el amor en una atractiva mujer que resultará ser la novia de su hermano.

La premisa cómico-romántica está servida con un reparto de lujo y de lo más variado, pero al servicio de una historia mil veces vista y de lo más previsible. Tal vez lo que menos se le perdona a esta película sea lo rancio de su planteamiento y tono, más recatado que una película de Disney de hace años.

Aunque intente llevar al espectador a un dilema moral y amoroso se queda en un juego de infantes; es una película en la que, como muchas sit-com, los adultos son los más infantiles y los niños los más maduros. Por eso sólo nos queda deleitarnos con una deliciosa Juliette Binoche y un decente Steve Carell, que no está nada aprovechado pero termina siendo resultón. Mi decepción al verle fue su personaje, triste y patético, totalmente inútil para dar sentido a la historia pero si bastante eficaz para los momentos cómicos. En Pequeña Miss Sunshine su personaje estaba mucho mejor, sin ninguna duda.

Unas pocas trufas de momentos tiernos y algunos detalles del libro "Cómo hacer una peli que se haga pasar por independiente" pueden hacer pasable la película, pero resulta un entretenimiento que se hace largo y resulta pesado.
Lo mejor: Binoche.
Lo peor: Lo previsible que es.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 28 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.