Hay que resaltar la sensibilidad de este director a la hora de transmitir sentimientos, que en buena parte del film se dejan entrever, aunque muchas veces sospechemos que todo no es más que una treta para que nos emocionemos.

★★★☆☆ Buena

Como la vida misma

Las grandes productoras de Hollywood no paran de buscar más y más público para sus productos; uno de los más rentables, la comedia romántica familiar, parecía agotado y ni siquiera los intentos con Jennifer Lopez, Ralph Fiennes y otras tantas estrellas más conseguían volver a remontar lo que parecía un género completamente agotado. En cambio, desde hace unos diez o quince años las comedias llamadas "independientes" ("indies" es el término habitual) triunfan y siguen triunfando -ahí tenemos sin ir más lejos a "Juno", oscar al mejor guión original. Ahora parece que los avispados productores quieren crear un híbrido, bien engarzado, pero manifiestamente tramposo: realizar con todos los recursos de las grandes producciones de Hollywood una comedia "indie". Tal es el resultado, porque "Como la vida misma" tiene momentos encantadores, diálogos ingeniosos y secuencias con mucho humor (y amor).

El problema es que notas desde el primer momento que te buscan la lágrima fácil, la emoción en el momento justo, y que todo está milimétricamente calculado. La historia de un columnista que contesta a cartas de personas con problemas de comunicación familiar y de cómo se enamora de la novia de su hermano en una reunión con sus padres y hermanos es el pretexto para que Hodges muestre, una vez más, que todos tenemos que encontrar nuestro lugar en el mundo ,tal y como hizo con su primera película como director "Retrato de April" y con los guiones que escribió, sobre todo "A quien ama Gilbert Grape" y "Vida de este chico -aunque adaptaciones de libros, tenían un espíritu congraciador bastante inteligente-.

El invento funciona, pero solo a ratos. Un elemento que me resulta chocante es ver al divertido e histriónico Steve Carrell ("Sigo como Dios") intentando encajar en un papel más "serio"; a ratos lo consigue, pero se le nota excesivamente forzado. No obstante, hay que resaltar la sensibilidad de este director a la hora de transmitir sentimientos, que en buena parte del film se dejan entrever, aunque muchas veces sospechemos que todo no es más que una treta para que nos emocionemos.

Lo mejor: Juliette Binoche y Steve Carell, con gran química entre ambos. La sutileza de algunas secuencias románticas, muy bien resueltas.
Lo peor: Lo tópico de otras secuencias y el intento de maquillar de cine indie una producción de Hollywood.
publicado por Federico Casado Reina el 15 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.