Una película que, sin renegar de su anclaje cómico, articula la historia entre elementos dramáticos y románticos, merced al estupendo acierto de la pareja protagónica.

★★★★☆ Muy Buena

Como la vida misma

A todo cómico le llega, en algún momento, un papel de mayor “seriedad”. Como a muchos otros comediantes, no hace falta colocar a Steve Carell en un drama para reconocer su enorme talento actoral. Su economía expresiva le sirve tanto para la comedia como para el drama. Aquí lo vemos en una película que, sin renegar de su anclaje cómico (una comedia tibia, sin estridencias ni elementos de corte absurdo, y con pocos pero precisos gags), articula la historia entre elementos dramáticos y románticos, merced al estupendo acierto de la pareja protagónica. Nadie hubiera imaginado a Steve Carell y Juliette Binoche en una comedia romántica. Juntos conforman una extraña pareja con tanta química que, por momentos, cuando vemos a Marie riéndose de Dan, parecería que en realidad vemos a Binoche reírse de las ocurrencias de Carell.

El resto de los aciertos provienen de un guión simpático, que pinta sin trazo grueso el asfixiante clima familiar, donde cualquier situación de intimidad parecería estar completamente cercenado, y de un elenco que sabe acompañar los momentos más cómicos de la trama. Steve Carell, quien nunca necesita gestualizar de más para arrancar las risas del público, ya se encontraba posicionado en un lugar de privilegio entre los mejores actores cómicos surgidos en los últimos años, y esta película simplemente le sirve para reafirmar su talento y versatilidad. Esperamos y confiamos que lo mismo ocurra cuando lo veamos en la piel del torpe y tierno agente Maxwell Smart. Papel que, como este, le sienta como anillo al dedo.

publicado por Leo A.Senderovsky el 24 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.