Como la Vida Misma es una comedia romántica honesta y sincera consigo misma, que a partir de un guión inteligente, logra esquivar los principales escollos del género: las patochadas y el sentimentalismo acaramelado.

★★★☆☆ Buena

Como la vida misma

Peter Hedges debutó hace cinco años con Retrato de April, una pequeña comedia independiente que recuperaba un tipo de cine extremadamente inusual hoy en día. Y es que sin saber muy bien el por qué, ya no se hacen películas amables, simpáticas, entrañables como las de antes, puro y necesario cine de entretenimiento y evasión.

Por eso, ante semejante escasez, es digno de aplauso que cineastas como Peter Hedges se dediquen a intentar rellenar ese hueco con películas como, valga la redundancia, Como la Vida Misma. Se trata de uno de los pocos casos en los que la imagen preconcebida de comedia romántica llena de payasadas al más puro estilo de Hollywood resulta totalmente erróneo, pero eso es lo que funciona hoy en día en las taquillas. Como la Vida Misma es una comedia romántica honesta y sincera consigo misma, que a partir de un guión inteligente, logra esquivar los principales escollos del género: las patochadas y el sentimentalismo acaramelado. La cinta respira optimismo y transmite una agradable sensación de esperanza ante el futuro incierto, algo que con los tiempos que corren es muy meritorio. Con estos ingredientes, más algunos gags desternillantes, Hedges ofrece un film simpático, entretenido y ameno, que se ve con una sonrisa en los labios de principio a fin, y cuya hora y media de duración se pasa en un suspiro. A esto hay que añadirle un sólido reparto que con sus interpretaciones confirman la credibilidad del guión. Obviamente, destacan por encima de los demás una recuperada Juliette Binoche y un Steve Carell que película a película va creciendo como actor y ampliando su registro interpretativo.

Como la Vida Misma es una película, que además de hacer honor a su título, de las que ya no abundan, y que hasta casi se podría considerar como una pequeña joya. Afortunadamente, aún queda sensatez en el cine independiente americano. Bueno, mejor dicho, al menos quedan unos pocos cineastas sensatos.

     

     

     

     

     

Lo mejor: La alegría que desprende el conjunto y el gran trabajo de Steve Carell.
Lo peor: El par de canciones que se interpretan.
publicado por Francisco Bellón el 22 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.