Posdata: te quiero

Sobre el papel, todo hacía indicar que este reencuentro de LaGravenese con la tragicomedia romántica -de la que demostró conocer buena parte (o casi todas) de sus claves en "El Amor tiene dos caras" y sobre todo en "Los puentes de Madison"- iba a suponer una buena aportación a un género que parecía a todas luces agotado: un guión imaginativo (la historia de una viuda que empieza a recibir cartas estratégicamente planificadas de su marido fallecido), la siempre estimulante presencia de actores de la talla de Kathy Bates, la encantadora (y magnífica) Hillary Swank y Gerald Butler (famoso por su Rey Leónidas en "300") y el tono agridulce de las relaciones sentimentales, reencontrado por el director -y guionista- en la novela de Cecilia Ahern. La pena es que este bien hinchado globo, empieza a desinflarse a partir del planteamiento del film, y paulatinamente va perdiendo aire, hasta casi quedar en una pequeña piltrafilla, pálido reflejo de lo que podía haber sido: una película con entidad, intensa, emotiva y sólida.

Desgraciadamente, esto no sucede así, porque a pesar de tener secuencias muy bien encajadas en un desarrollo argumental correcto, la cinta termina por girar claramente a una vertiente más comercial, complaciente y lamentablemente menos "seria", con contrapuntos humorísticos que hacen demasiadas concesiones a un guión con muchas y grandes claves para haber hecho evolucionar el género. Con ideas prestadas de "Ghost", y recursos de otras tantas películas como "Tienes un e-mail" o "Algo para recordar", solo la presencia de Swank la salva de un estrepitoso pinchazo, que a la postre (gracias a Dios) no sucede. Probablemente, si esta película hubiera sido escrita y dirigida por un realizador novel, habría sido un más que voluntarioso comienzo en una prometedora carrera, pero cuando vemos que tras los créditos se encuentra el guionista que ha escrito "El Rey Pescador" (una de las mejores peliculas de Terry Gilliam, además de una de las historias de amor más bonitas y entrañables de la historia reciente del cine), uno se queda algo decepcionado. Más aún cuando el comienzo es tan sugerente y vemos como en un excesivo metraje se empiezan a perder poco a poco, las bondades de una historia que no termina de encontrar su tono, ni en la comedia, ni en el drama.

Lo mejor: La originalidad del planteamiento del guión (una viuda recibe cartas de su marido fallecido, para orientarla en su dolor). Hillary Swank, encantadora. La gran Kathy Bates.
Lo peor: La indefinición del tono (¿comedia o drama?). Algunos chistes que te sacan de la historia y que no vienen a cuento. Su excesivo metraje.
publicado por Federico Casado Reina el 13 julio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.