Un retrato de la historia de Inglaterra bastante correcto, pero que no llega a ser la película podía haber sido. Una lástima.

★★★☆☆ Buena

Las hermanas Bolena

La historia de Ana Bolena es tremendamente conocida, tanto para los ingleses, como para el resto del mundo, sobretodo por lo que significó para la Iglesia, ya que Enrique VIII se alejó de Roma y creó un cisma sólo para poder casarse con ella. La historia de María y el resto de la familia era menos conocida para el ciudadano de a pie, y, si bien en esta película no se exponen como deberían todos los aspectos que rodearon a esta familia tan trepa, al menos da unas leves pinceladas y algo de luz a unos personajes poco conocidos.

El padre y el tío de las dos hermanas Bolena, Ana y María, empujados por el ambicioso deseo de mejorar el nivel social y el poder de la familia, convencen a sus hijas para que conquisten el afecto del Rey Enrique VIII de Inglaterra. Las jóvenes dejan atrás su vida en el campo para trasladarse al peligroso y apasionante mundo de la corte. Pero las buenas intenciones de las hermanas al querer ayudar a su familia se convierten pronto en una rivalidad sin cuartel para obtener el amor del Rey. En un principio, gana María, a la que el Rey escoge como amante y con la que tiene un bastardo. Pero Ana es inteligente, astuta, no teme a nada, y consigue apartar a su hermana y a la legítima esposa del Rey, la reina Catalina de Aragón.

El guión resulta menos culebronero de lo que cabría esperar para una historia así y Eric Bana está bastante desaprovechado, pues tiene una interpretación bastante contenida, probablemente porque el director Justin Chadwick lo haya querido así. Gran fallo, pues podemos comprobar en la serie que emite Canal Plus Los Tudor, que Enrique VIII era un hiperactivo monarca con un temperamento y un carisma fuera de lo común, y Eric Bana vale para eso, y para mucho más. Aún así, la película se mueve entre un clasicismo y una sobriedad dignas del buen cine inglés y un morbo digno de los mejores tiempos del tomate.

Ana Torrent es la aportación española a la película interpetando a Catalina de Aragón la legítima esposa del Rey que, en contra de su voluntad, se ve apartada de su puesto por el Rey a la llegada de las Bolena. Las hermanas, como bien sabréis, están interpeetadas por dos de las bellezas del momento: Natalie Portman y Scarlett Johansson, correctas en su papel y menos interesantes de lo esperado en sus enfrentamientos interpretativos, pero con una versatilidad y una habilidad para hacer creíble su papel inaudita.

Resulta sorprendente comprobar que la fotografía de la película no es excesivamente colorista, ni excesivamente brillante, al igual que el vestuario es igualmente sobrio y apagado. Y digo que sorprende, porque nadie lo diría viendo los posteres promocionales que inundan estos días las ciudades, donde podemos ver al trio protagonista luciendo unos modelos realmente espectaculares, con colores vivísimos y muy contrastados.

No adelantaré el final, pues obviamente, igual que hay gente que conozca la historia de las hermanas Bolena, habrá gente que no la conozca, pero sólo os diré que me gustó comprobar que con esta cinta, seguida de las dos partes de Elizabeth, puede completarse un tríptico sobre una buena parte de la historia de Inglaterra contada con eficacia y eficiencia, con películas que no son de sobresaliente, pero que tampoco lo necesitan. En definitiva, un retrato de la historia de Inglaterra bastante correcto, pero que no llega a ser la película podía haber sido. Una lástima.

Lo mejor: Su eficiencia para con la historia que quiere contar
Lo peor: Que promete y no cumple
publicado por Pablo López el 29 agosto, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.