Las Hermanas Bolena no es más que la enésima vuelta de tuerca al típico conflicto entre hermanas, que en esta ocasión tiene como telón de fondo algunos de los acontecimientos más importantes en la historia de Europa

★☆☆☆☆ Pésima

Las hermanas Bolena

En la literatura y el cine de los últimos años se ha reavivado el interéres por uno de los periodos más relevantes de la historia de Inglaterra: el reinado de la casa Tudor, siendo sus máximos exponentes los monarcas Enrique VIII e Isabel I. Como muestra ahí quedan las películas, series de televisión e infinidad de pseudo novelas históricas que giran en torno a esta familia.

Y en este contexto llega Las Hermanas Bolena, un drama romántico que cuenta la archiconocida historia del romance de Ana Bolena con Enrique VIII, y la no tan conocida relación de su hermana María con el monarca. Lo primero que hay que decir de Las Hermanas Bolena es que Justin Chadwick no debe ni siquiera conocer la expresión rigor histórico, porque las barbaridades en las que incurre son de órdago. En este sentido, Hollywood puede haber involucionado, porque si estas producciones en los años sesenta fallaban en cuanto a lo formal, también es cierto que en el fondo no cometían tantos errores de bulto. Los más de ciento veinte minutos de duración se antojan más que excesivos para una cinta de tal pobreza argumental, y lo que podría haber sido un entretenimiento ligero se convierte en un convencional y pesadísimo conflicto entre hermanas. A pesar de ser una gran superproducción, el aire de Las Hermanas Bolena es el de un telefilm para la sobremesa del domingo. A un film de estas características se le presupone una apabullante puesta en escena, además de una gran vistosidad en su vestuario y dirección artística, que aquí en cambio brillan por su ausencia. Hablando de ausencias, las más destacables son las de sus protagonistas, que ante unos diálogos tan bochornosos y avergonzantes, se limitan a interpretar de forma esquemática y sin convicción.

Las Hermanas Bolena no es más que la enésima vuelta de tuerca al típico conflicto entre hermanas, que en esta ocasión tiene como telón de fondo algunos de los acontecimientos más importantes en la historia de Europa. El pretendido contexto histórico no es sino una mera excusa para el desarrollo del tópico enfrentamiento y posterior reconciliación filial. Lo peor del caso es que para todos aquellos que no conozcan los pormenores de la Historia, ésta puede ser una película altamente intoxicante.

Lo mejor: La (sorprendente) dignidad y orgullo del personaje de Catalina de Aragón.
Lo peor: Parece un telefilm de sobremesa de fin de semana.
publicado por Francisco Bellón el 4 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.