Interesante debut cinematográfico, cuyo eje central gira tanto en torno a las consecuencias de la toma de medidas radicales como a la crítica de las diferencias entre clases sociales.

★★★☆☆ Buena

La Zona

La zona es la ópera prima del uruguayo afincado en México Rodrigo Plà, que cuenta con Maribel Verdú, Carlos Bardem, Daniel Giménez Cacho, Daniel Tovar, Alan Chávez, Mario Zaragoza y Marina de Tavira en su reparto.

La película, proyectada en los festivales de Venecia y Toronto, narra la historia de Alejandro, un adolescente que vive en una zona residencial cerrada, autosuficiente y con una fuerte seguridad privada. Tanto su familia como el resto de los residentes, obligados por la creciente delincuencia, el miedo a la violencia y la falta de ley, han elegido ese lugar como último reducto de paz. Durante una madrugada, tres intrusos logran entrar en el lugar para robar en una casa. Durante el ataque es asesinada una anciana, pero dos de los ladrones son abatidos. El tercer ladrón logra escapar y permanece prófugo en el interior de la Zona. Después de una áspera deliberación y conscientes de la corrupción e ineficiencia reinante, la mayoría de los vecinos de la Zona deciden hacer justicia por sí mismos…

La zona es un interesante debut cinematográfico, cuyo eje central gira tanto en torno a las consecuencias de la toma de medidas radicales como a la crítica de las diferencias entre clases sociales, todo esto retratado a través de la mirada de Alejandro, un adolescente de clase social alta que vé cómo los racionalizados argumentos de su padre se van desvirtuando en beneficio del inicial escepcitismo y posterior recriminación de su madre, una casi anecdótica Maribel Verdú.

De este modo, la comunidad de vecinos que pretende salvaguardar ese idílico entorno separado del mundo real por gruesos muros de hormigón, no deja de antojarse -al menos, para un servidor- como una metáfora de la sociedad del bienestar occidental, que tratará de mantener su posición privilegiada ya sea mediante el poder monetario y la consecuente presión social que éste ejerce o, simplemente, a través de la fuerza.

Como decía, La zona es también una abierta crítica a la toma de medidas radicales nacidas tanto del miedo como del fervor popular, donde la restricción de las libertades -decidida, a priori, en el supuesto consenso democrático que debe ser una comunidad de vecinos- en favor de la salvaguarda de los derechos individuales, termina convirtiéndose en una suerte de estado de sitio en el que las suspicacias, las acusaciones y, finalmente, la coacción, terminan por convertir inevitablemente la restricción en opresión, en una situación que no puede dejar de recordarme a una suerte de pequeño símil de la degradación de la sociedad comunista. Así pues, a medida que avanza el metraje, podemos apreciar cómo el ambiente que rodea a la comunidad de vecinos de La zona se va enturbiando, tensándose hasta estallar en una suerte de totalitarismo vecinal.

Por desgracia, La zona carece totalmente de ritmo, en un metraje que se nos hace bastante más extenso de lo que en realidad es, debido en gran medida tanto a una sucesión de persecuciones a través de la urbanización bastante tristes y carentes de interés, como a una interrelación de sus personajes que, a pesar de estar bastante lograda en términos generales, pierde toda su credibilidad a la hora de pretender convertir una situación de confrontamiento -realmente tensa, todo hay que decirlo- entre vecinos en una suerte de thriller.

Eso, y unos diez minutos finales de metraje totalmente prescindibles.
publicado por Oscar Martínez el 3 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.