La Sombra del Cazador es un thriller enmascarado como película de denuncia política, que tras su apariencia grandilocuente y pretenciosa no se encuentra más que una historia vulgar, que no interesa ni emociona en lo más mínimo

★★☆☆☆ Mediocre

La Sombra del Cazador

Hay actores que parece que su sola presencia basta para dar empaque a una película más allá de lo puramente cinematográfico. Hay intérpretes que parecen tocados por una varita mágica, y es que proyecto en el que participan, proyecto de garantía. Aunque mucho más a menudo se da el caso opuesto, hay muchísimos actores y actrices que aseguran la mediocridad de cualquier película en la que participen.

Aunque parezca un fenómeno paranormal, hay actores que parecen ser atraidos irrefrenablemente por los proyectos de mala calidad, y Richard Gere es un buen ejemplo. Y eso que el último Premio Donosti (qué bajo ha caído el Festival de San Sebastián) se esfuerza, pero no hay manera, un misterioso e inexplicable halo de mediocridad rodea a todo lo que hace en los últimos años. En La Sombra del Cazador, Richard Gere es un avezado corresponsal de guerra que al presenciar los horrores de la guerra de los Balcanes pierde los nervios en directo. Finalizado el conflicto, nuestro reportero más dicharachero regresa con la única intención de capturar a uno de los criminales de guerra más buscados. Lo que bien podría haber sido una historia de denuncia bien construida y realizada de forma coherente se transforma en un corre-corre-que-te-pillo sin sentido. Además el film es cualquier cosa menos honesto, y es que Richard Shepard se guarda información clave para comprender los motivos del personaje de Gere y no la suelta hasta bien avanzada la trama. Estos golpes de efecto son característicos de films vacíos y artificiosos, pero que a la vez pecan de una gran pretenciosidad. No hay ningún elemento que enganche al espectador, que además es martirizado con la presencia de Richard Gere y Jesse Eisenberg. Sólo se salva  Terrence Howard, al que esperamos ver alejado de subproducctos hollywoodienses como éste.

La Sombra del Cazador es un thriller enmascarado como película de denuncia política, que tras su apariencia grandilocuente y pretenciosa no se encuentra más que una historia vulgar, que no interesa ni emociona en lo más mínimo.

     

  

Lo mejor: Terrence Howard.
Lo peor: Como una película de denuncia se convierte en un corre calles sin pies ni cabeza.
publicado por Francisco Bellón el 8 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.