El guión carece de importancia, porque la trama es tan confusa como floja, y los personajes no llegan a conectar con el espectador.

★★☆☆☆ Mediocre

Domino

Empieza a perder fuelle Tony Scott, que tras la estupenda El fuego de la venganza vuelve ahora a sus personajes en salones de hoteles que se apuntan unos a otros mientras pone una música que le da aspecto de parodia. La historia de Domino Harvey, como supongo que a estas alturas ya la conocereis todos, me la voy a saltar. Scott sigue filmando más planos que Michael Bay y sigue saturando de colores y de diferentes racords la pantalla.

El guión carece de importancia, porque la trama es tan confusa como floja, y los personajes no llegan a conectar con el espectador. Bueno, el de Keira si, pero por su carita de ángel básicamente. Para olvidar la “escena de sexo”, casi tan sonrojante como la de Alone in the dark, solo que más cool.

Ecos de Kill Bill, de su anterior película (esos subtítulos bailarines) y de Amor a quemarropa en una cinta en lo que lo más destacado son
(ATENCIÓN) Ian Ziering, Brian Austin Green (¿os suenan?) y los créditos. (los iniciales y los finales, espléndidos). Un 4.


publicado por Kiko de España el 13 septiembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.