Esta es la historia, bastante bien contada en todos los ámbitos pero sin llegar a encandilar, de “”una partida de cartas con las cartas marcadas, pero que hay que jugar hasta el final””, donde, por tanto, la desesperación, la angustia y el miedo tienen

★★★☆☆ Buena

Salvador

El filme comienza en la Barcelona de 1973, explicándonos los hechos que llevaron a Salvador a incorporarse al MIL, así como los que le llevarían a prisión. No creo sea necesario explicar ni quién es ni qué hizo, todos hemos vivido o, como es mi caso, conocemos a través de los libros de Historia, lo que este episodio supondría para la Historia de España. No obstante, en la película, nos marcan este hecho como radicalmente decisivo en la evolución del pensamiento de la ciudadanía. Siempre basándome en aquello que he leído, no creo que fuera este suceso puntual el que marcara el antes y el después, sino que, más bien, sirvió de importante incentivo para el proceso de transformación que ya estaba teniendo lugar desde tiempo atrás. Por ello, quizá el filme peque de engrandecerlo.

No quiero entrar al trapo político, pero hay alguna cosa que creo es indiscutible. El movimiento anarquista tiene como una de sus bases ideológicas la acción-reacción y siempre estando presente el uso de la violencia (quema de iglesias, asesinato de sacerdotes, etc.); sin embargo, en esta película, siempre que los anarquistas matan lo hacen por error y con posterior arrepentimiento, mientras que, por el otro bando, son asesinatos a sangre fría y con recochineo. Creo que aquí se falta en parte a la verdad.

Se nos van narrando los hechos de una forma clara y concisa, sin irse por las ramas ni liar o aburrir al personal. Ello se hace a través de una pulida y trabajada planificación, en la que abundan los planos detalle y primeros planos que acrecientan el dramatismo cuando deben hacerlo.

La historia es una clara línea ascendente, desarrollándose en todos los aspectos in crescendo. Mientras que al principio te debates entre dormir o seguir viéndola, poco a poco, te va transmitiendo la tensión necesaria para engancharte a la trama. La estructura, sin embargo, me pareció demasiado vista. Los hechos se van contando de boca de Salvador desde la cárcel, mientras habla con su abogado, y, luego, se retoma la historia a partir de ese momento, continuando hasta que se produce su ejecución. Es, en definitiva, la típica estructura de las pelis de criminales.

Como si de esperpento se tratara, el director caracteriza a la mayoría de los personajes como fantoches, adquierendo sólo algunos pocos la condición de humanos; Salvador es el principal de estos humanos. Sin embargo, en ocasiones da la impresión de que es, como lo califican en una ocasión, el “hijo de papá que juega a revolucionario”, faltándole garra, idealismo y verdadera lucha por aquello que cree, prefiriendo, por el contrario, asaltar bancos por diversión o quedarse pensando en las musarañas para luego hacer aquello que le dicen de forma mecánica.

Las interpretaciones de los actores son excelentes, de un nivel sobresaliente, destacando la actuación de Daniel Brühl.

Sin embargo, lo más fantástico de esta película es, en mi opinión, el guión, lleno de frases que emocionan a la vez que impresionan: “Esa bomba también me ha matado a mí” – dice Salvador en forma de premonición cuando estalla la bomba que acaba con Carrero Blanco. La película está repleta de inteligentes diálogos que revelan los sentimientos más profundos de los protagonistas.

Esta es la historia, bastante bien contada en todos los ámbitos pero sin llegar a encandilar, de “una partida de cartas con las cartas marcadas, pero que hay que jugar hasta el final”, donde, por tanto, la desesperación, la angustia y el miedo tienen una posición privilegiada.

“Bye bye darling, goodbye!”

P.D.: Si alguna vez os piden un resumen de la Ilíada, ¡por favor, no hagáis como Salvador diciendo que “es la historia de Aquiles”!
publicado por el 16 enero, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.