Más allá de la comedia basada en la natural torpeza del panda, no hay allí más que una sumatoria de elementos propios de cualquiera buena aventura que se precie de serlo.

★★★☆☆ Buena

Kung Fu Panda

Kung Fu Panda es la producción infantil 2008 de la factoría Dreamworks, que viene hace años intentando disputarle el liderazgo en esta materia a la ya histórica fusión Disney/Pixar. Si colocamos esta en comparación con las anteriores de la factoría, en particular con la trilogía Shrek (lo mejor de Dreamworks en animación digital), salta a la vista la ausencia de dobles lecturas y demás elementos para regocijo de los adultos. Fuera de los obvios guiños a películas como Karate Kid o a la serie Kung Fu, la historia evoluciona de acuerdo a los códigos clásicos del “trayecto del héroe”, signo típico de la aventura, en la que el personaje debe sortear todos los obstáculos, representados en estos casos por un aprendizaje y entrenamiento en las artes marciales. Lo más interesante y lo más extenso de Kung Fu Panda es el entrenamiento de Po para llegar a ser el Guerrero Dragón y vencer a Tai Lung. Más allá de la comedia basada en la natural torpeza del panda, no hay allí más que una sumatoria de elementos propios de cualquiera buena aventura que se precie de serlo. Si los niños pueden disfrutar de esta aventura por su carácter de entretenimiento genuino, los adultos pueden acercarse a ella no desde la forma de parodia de las clásicas aventuras con golpes y patadas, sino a partir de su apego a la fórmula siempre efectiva del camino del héroe, que incluye la relación maestro-discípulo, y hasta la historia del villano que alguna vez supo ser discípulo del maestro bueno y se rebeló para pasarse a las filas de los malos (¿suena conocido?). No se trata de una película que copia descaradamente fórmulas y elementos ya usados hasta el hartazgo. Por el contrario, aprovecha esos elementos para una historia que ocupa su lugar en el género con dignidad, y es gracias a estos códigos que representa un alto entretenimiento para grandes y chicos. Entre otras virtudes, Kung Fu Panda se destaca por incluir un elenco de grandes estrellas, de la talla de Dustin Hoffman, Jackie Chan y Angelina Jolie, en voces que inteligentemente se ocultan detrás de unos personajes y una historia que los aprovecha sin abusar de su presencia, y liderados por un Jack Black que, salvo en algunos pasajes, colabora con que nos olvidemos que estamos frente a la voz del adorable pero harto repetido personaje de Jack Black, con una identidad tal que tiende a avasallar varias de las propuestas que lo incluyen como protagonista.
publicado por Leo A.Senderovsky el 21 agosto, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.