Kung Fu Panda

No vale la pena perder el tiempo con Kung fu Panda, es una tomadura de pelo como lo fue Locos por el surf, Ice age 2, Vecinos invasores, Happy Feet, Colegas en el bosque, El cid, El espantatiburones, Robots o Madagascar.

Dos gags de mueca torcida y buenas intenciones aparentes – por debajo brilla el timo de la estampita -, personajes aburridos teledirigidos sin pizca de personalidad y que si quieres arroz, Catalina.

El espectador quiere más, quiere otra cosa… o así debería ser. Cuando te manipulan hasta el atontamiento no debería valer ya aquello de que “el cliente siempre tiene la razón”, porque que mil moscas coman mierda no la hace más sabrosa.

El cine de animación puede llegar a ser tan maravilloso que es penoso contemplar cómo se degrada tanto. Y hay pruebas de sobra de su genialidad:

1) Disney. Al césar lo que es del césar aunque a muchos les joda – tal vez por fingir pesadez ovípara de machito para luego babear con los músculos de Vin Diesel o de los 300 espartanos -. Blancanieves y los siete enanitos, Pinocho, Dumbo, Bambi, La cenicienta, Alicia en el país de las maravillas, Peter Pan, La dama y el vagabundo, 101 dálmatas, Merlín el encantador, El libro de la selva, Los aristogatos, La sirenita, La bella y la bestia, Aladdin, El rey león, Pocahontas, El jorobado de Notre Dame, Lilo y Stitch Tarzán o El emperador y sus locuras. Todas repletas de personajes memorables que recordaremos siempre, ¿alguien se acuerda en cambio de los patéticos protagonistas de Madagascar o de Robots?

2) Pixar. La perfección hecha realidad: guiones soberbios, estupendas historias y personajes únicos. Toy Story 1 y 2, Bichos, Monstruos S.A., Buscando a Nemo, Los increíbles o la esperadísima Wall-e. Mike Wachowski  no tiene quien le tosa.

3) Los estudios Ghibli. Otra manera de narrar fascinante, pura magia, historias sencillas llenas de fantasía. El castillo de Cagliostro, El castillo en el cielo, La tumba de las luciérnagas, Mi vecino Totoro, Porco Rosso, La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro o El castillo ambulante.

4) Bill Plympton. El Monty Python de la animación independiente. The Tune, ¡Me casé con un extraño!, Alienígenas mutantes, Hair High, Your face o How to kiss.

5) Pequeñas joyas. El gigante de hierro, Bienvenidos a Belleville, Ghost in the shell, Akira, Ninja scroll, La leyenda de Sleepy Hollow, El Señor de los anillos, Rebelión en la granja o Los viajes de Gulliver.

Al resto que se le caiga la cara de vergüenza. Ésta es la última vez que nos engañan.
publicado por Francisco Menchón el 8 octubre, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.