Llamada perdida es un burdo calco de la película original nipona, limitándose a cambiar un reparto asiático por otro estadounidense cuya única aportación reside en un notable incremento de la talla de sujetador de sus protagonistas femeninas.

★☆☆☆☆ Pésima

Llamada Perdida

Dirigida por el francés Eric Valette y protagonizada por Edward Burns, Shannyn Sossamon, Azura Skye, Ana Claudia Talancón, Ray Wise, Rhoda Griffis, Margaret Cho, Jessica Brown y Johnny Lewis, Llamada perdida es un remake del film de mismo título dirigido por Takashii Miike basado a su vez en la novela de Yasushi Akimoto.

La película cuenta la historia de una joven estudiante ve cómo sus amigos comienzan a recibir mensajes en el movil que les muestran su futura y próxima muerte. Cuando ella recibe un mensaje, tendrá tres días para escapar de su propia muerte, con la ayuda de un detective.

Ayer mismo realizaba en este blog la crítica de The eye (visiones), insulso remake de la película de los hermanos Pang protagonizado por Jessica Alba. Pues bien, justo una semana después llega a nuestras salas este otro remake de una película de terror roiental que, como ya hemos ficho algo más arriba, fuera llevado al cine a manos de Takashi Miike.

A pesar de mi conocido promiikeismo, debo confesar que considero a Llamada perdida como una de las películas más flojas -o lo que vendría a ser lo mismo, más convencionales- del director nipón, por lo que este remake hollywoodiense partía ya con pocas probabilidades de converncerme, sobretodo teniendo en cuenta que este tipo de productos no suelen aportar novedad alguna ni en cuanto a trama ni en cuanto a mensaje.

Pero, en fin, nunca hay que perder la esperanza.

Por desgracia, como película propiamente dicha el remake a manos de Eric Valette no deja de ser un nuevo compendio de sustos fáciles acompañados de subidas de tono estridentes, de sombras que cruzan la cámara por detrás de sus protagonistas, y apariciones de difuntos -bastante poco logradas, a decir verdad-, en una película que no aporta absolutamente nada al género. Ya hemos visto lo mismo decenas de veces tanto en los también remakes Pulse, The ring o La maldición, como en productos originales como The messengers o La cosecha.

Adentrándonos ya en el marco comparativo, tan sólo decir que Llamada perdida es un burdo calco de la película original nipona, limitándose a cambiar un reparto asiático por otro estadounidense cuya única aportación reside en un notable incremento de la talla de sujetador de sus protagonistas femeninas; todo hay que reconocerlo, Edward Burns y Shannyn Sossamon realizan una labor menos risible que la de Jessica Alba en The eye (visiones), pero no lo suficiente como para que su visionado resulte mínimamente satisfactorio.

Así que, se mire como se mire, le doy un 3’5 sobre 10.
publicado por Oscar Martínez el 12 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.