Arritmia es cine de denuncia en estado puro, es una película que nos hace reflexionar profundamente no sólo sobre lo que sucede y rodea a Guantánamo, sino sobre la misma naturaleza del ser humano.

★★★☆☆ Buena

Arritmia

Si la naturaleza del ser humano se midiera por sus actos, sería imposible determinar si nuestra naturaleza es buena o mala. Porque frente a los actos de extrema generosidad o bondad, o la extraordinaria sensibilidad de ciertas manifestaciones artísticas, nos encontramos con actos de inigualable odio y crueldad. Como ejemplo está lo que ocurre en la base militar de Guantánamo, una auténtica vergüenza para la humanidad en su conjunto, y por la que la Historia deberá juzgarnos.

Vicente Peñarrocha en su segundo largometraje aborda esta problemática, pero lo hace desde una perspectiva nueva, a diferencia de lo que hizo Michael Winterbottom. Un prisionero de Guantánamo logra escapar, y una bailarina de La Habana lo acoge en su casa a pesar del peligro. En Arritmia, nada es lo que parece, y quien quiera descubrir cuál es el misterio que se oculta en la profundidad del film deberá pasar por taquilla. Arritmia es una propuesta innovadora y arriesgada, cine de denuncia en estado puro, aunque no es terrible ni descorazonador de forma gratuita. Sugiriendo más que mostrando, Peñarrocha logra transmitir al espectador toda la angustia, humillación, miedo y horror que sufre el protagonista. La poderosa estética visual que ha conseguido el cineasta valenciano, así como el ritmo que le imprime a la historia, contribuye de forma notable a toda esa atmósfera de terror que exala la cinta. Y todo ello lo consigue cimentándose en un sólido guión, en el que todo está perfectamente explicado y detallado, a pesar de la escasez de diálogos. Rupert Evans realiza un trabajo formidable, al igual que una seductora Natalia Verbeke y un inquietante y magistral Derek Jacobi.

Arritmia es cine de denuncia en estado puro, es una película que nos hace reflexionar profundamente  no sólo sobre lo que sucede y rodea a Guantánamo, sino sobre la misma naturaleza del ser humano. Y además, es una propuesta innovadora y de lo más atractiva, con tres actores en estado de gracia.

     

  

Lo mejor: El enfoque de Peñarrocha y el trabajo del trío protagonista.
Lo peor: Sus últimos 20 minutos pueden desconcertar a más de uno.
publicado por Francisco Bellón el 22 noviembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.