Personalmente me gustó. En buena parte, imagino, porque procuro ir al cine libre de prejuicios, me sumerjo en la película y disfruto de la historia sin intentar anticiparme a la misma, sin buscarle cinco pies al gato.

★★★☆☆ Buena

El ilusionista

“Película con truco”. A estas alturas de temporada, cuando según la publicidad ya ha sido vista por no sé cuantos millones de espectadores, no creo que pase nada porque hablemos de película con truco. Y, sin embargo, el hecho de que antes de estrenarse se hicieran referencias en todas las reseñas a su relación con “El golpe” y otras películas por el estilo, condicionan su visionado.

Personalmente me gustó. En buena parte, imagino, porque procuro ir al cine libre de prejuicios, me sumerjo en la película y disfruto de la historia sin intentar anticiparme a la misma, sin buscarle cinco pies al gato, dejándome engatusar por director y guionista. Si la peli es buena, disfrutaremos con las sorpresas y los giros del guión, con la evolución de los acontecimientos y los personajes, etc. Si no, efectivamente anticiparemos lo que va a pasar… y nos aburriremos mortalmente.

En este caso, aún sabiendo que era una película de trucos y que había magia e ilusionismo… disfruté con el sorprendente final. Me gustó la forma de contar la historia y me identifiqué con ese torturado ilusionista enamorado al que su magia no consigue proveer de lo que más necesita, desea y añora: el verdadero amor de su vida.

Desde aquellos papeles en “El club de la lucha” y en “American History X”, Edward Norton me parece uno de los actores con mayor poder de seducción del momento. Con su carita de niño bueno, pero travieso; de sano muchachote torturado; de duro deportista con inquietudes artísticas y mucho mundo interior; en “El ilusionista” está sensacional. Como colosales están los secundarios, ese detective con ínfulas y, sobre todo, ese príncipe conspirador, ilustrado y sádico. Quizá le hubiera hecho falta alguna que otra arista más a éste último, pero para estar ante una insólita película de 90 minutos, es mucho lo que ésta nos cuenta.

Y Viena, una de las capitales más seductoras de Europa que estaba en pleno auge en los tiempos en que transcurre una película más que interesante y que ha sido un éxito bestial de taquilla… sin tener los atributos usuales para ello: ni sexo ni violencia.

Ahora se estrena otra película mágica, de la mano del equipo que resucitó al moribundo Batman –lo que tiene mérito y es de agradecer- Christopher Nolan y Christian Bale. Aunque lo tendrá difícil para meterse a tantos espectadores en el bolsillo como “El ilusionista”, este reto del cine de magos resulta de lo más interesante y estimulante.

Estaremos atentos a las pantallas.
publicado por Jesus Lens el 11 enero, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.