Estupenda aventura como las de antes: sencilla (desde un punto de vista argumental), emotiva y emocionante. Y desde luego ESPECTACULAR en el apartado visual.

★★★★☆ Muy Buena

Avatar

La verdad, no me llamaba la atención lo más mínimo. No comprendía el entusiasmo de la gente en internet por una peli protagonizada por bichos azules de la que apenas se había visto nada, salvo un teaser trailer que no estaba mal, pero tampoco era gran cosa. Hasta que llegó el auténtico trailer. A partir de ése momento viví los meses previos al estreno de una peli como nunca antes. La intensiva campaña de marketing en internet dió pie a una "batalla" en éste mismo medio, entre los pro-avatar, y los anti-avatar. Si, ya había fans y detractores aunque no se hubiese estrenado. ‘Avatar’ ya éra un fenómeno. Pero eso no es todo. Hacíamos porras sobre la taquilla que conseguiría. Algunos chiflados aventurábamos que llegaría a los 1000 millones de dólares. Que equivocados estábamos todos.
Y llegó su estreno. Intenté tranquilizarme y bajar mis expectativas, pero fue inútil: Sabía que vería algo grande.

Cuando acabó la película, Sabía dos cosas: Primera, como ya se podía intuir, tenía los mejores efectos visuales que había visto nunca. Segunda, lo que había hecho que me fascinara la película, no fue el apartado visual (del que hablaré más adelante). Fue la historia. La tan criticada historia. Sí, era previsible, y sí, era la típica historia de "chico de bando A, se enamora de chica de bando B, y se cambía de bando". Pero resulta que James Cameron supo darle a ésa historia algo que por desgracia les falta a muchas de las películas de acción y aventuras de hoy en día: Emoción. Los personajes y lo que les pasara importaba, consigue que sufras cuando ellos sufren, que te pongas de los nervios cuando hace falta. A partir de la segunda mitad de película aproximadamente, es imposible no angustiarse por lo que les pueda suceder a los adorables Na’vi. Especialmente en el brutal ataque por parte de los humanos a ÁrbolMadre, o en la SOBERBIA batalla final.

Además,  Cameron no confunde sencillez con simpleza. No hay giros imprevisibles de guión, la puede entender todo el mundo, vale, pero tiene mensaje. Podrá gustar más o menos, pero lo tiene, y cómo lo que refleja ha pasado realmente (y sigue pasando) emociona igualmente, da igual las veces que se nos cuente. ¿Cuantas pelis palomiteras actuales pueden decir lo mismo?
Y, teniendo en cuenta que hoy en día todo son secuelas, adaptaciones, remakes… ¿Realmente importa que ésta se parezca a otras películas? Al fin y al cabo, introduce elementos que no se habían visto antes (lo de "conectarse" a otro ser vivo, por ejemplo), se pongan como se pongan sus detractores.

En cuanto a los personajes, es imposible no coger cariño a los buenos y odiar a los malos. Jake, el protagonista, con quién conectamos al momento, pues es el "nexo" entre la propia peli y nosotros. Su progresiva transformación espiritual resulta lógica en todo momento, en parte gracias a Sam Worthington, un actor que aquí demuestra que cuando le dejan, puede hacerlo bien, estando de lo más creíble y natural.
Pero sin duda el alma de la película es (la a veces temible a veces encantadora) Neytiri, la enésima muestra de lo bien que se le dan a Cameron los personajes femeninos. Imprescindible verla en V.O. para apreciar el papelón que se marca Zoë Saldana (en la versión doblada suena más bien cómo una rusa con resfriado).
Entre ellos surge la consabida historia de amor, totalmente lógica y nada empalagosa.

Finalmente, cuando Jake se transforma por completo, tiene lugar la espectacular, emocionante, adrenalítica y ACOJONANTE batalla final. 
Toda una lección de cómo se debe rodar una escena de acción, y la muestra de que para que algo resulte emocionante no hace falta mover la cámara cómo si te estuviese dando un ataque epiléptico (¿Me oyes Michael Bay?).
Por supuesto hay muertes, y cómo nos importan los personajes (cómo ya dije antes) cada una es cómo una puñalada, da igual lo secundario que sea el fallecido en cuestión.
Por si fuera poco, al final da tiempo a una espectacular pelea cuerpo a cuerpo entre Jake y el villano, el implacable y amenazador coronel Quaritch, cuya resolución acaba en manos de mi querida Neytiri.
Y cuando parece que no podemos estar más tensos, asistimos impotentes a la aparente muerte de uno de los protagonistas. Afortunadamente, sólo es aparente, pues la película finaliza de la mejor manera posible (curioso que empiece y acabe prácticamente igual, con Jake abriendo los ojos).

Es imprescindible hablar del apartado visual, absolutamente perfecto. El realismo de los Na’vi es sin duda el nuevo techo tecnológico, porque hay momentos en los que parece que los actores están maquillados de manera tradicional, y no digitalmente mediante la captura de movimientos (o cómo se llama ahora, captura de actuación).
Pero no sólo destaca éso, también la maravillosa dirección artística. Llena de color, Pandora es mostrada más cómo una Tierra alternativa que cómo un planeta totalmente distinto. Una decisión acertada, ya que de lo que se trataba era de que sintiésemos empatía con el planeta (o satélite, mejor dicho) y sus habitantes.

En definitiva, ‘Avatar’ es una película especial. No le gusta a todo el mundo, pero es evidente que algo tendrá para que haya conseguido más de 2700 millones de dólares en todo el mundo, convirtiéndose en la película más taquillera de la Historia. Y que no me venga nadie con el 3D, pues otras pelis en ése formato no han tenido ni la mitad de éxito. ‘Avatar’ gusta, y tiene motivos para hacerlo, pues es trepidante, emotiva, espectacular y con un ritmo tan perfecto que no te aburres ni un momento a pesar de durar más de dos horas y media. Hay que verla.
Lo mejor: El prodigioso ritmo. Neytiri. La extraordinaria batalla final.
Lo peor: Relativa poca originalidad.
publicado por Diego Sánchez Villegas el 2 junio, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.