Suerte de La ventana indiscreta para teenagers. Disturbia logra ser un efectivo producto de entretenimiento, correctamente realizado, y poco más.

★★★☆☆ Buena

Disturbia

Disturbia es una suerte de La ventana indiscreta para teenagers. Se han cambiado los personajes y situaciones, pero no hay modo que, ante esta historia, uno no recuerde aquel clásico de Hitchcock. Aquella era una obra memorable, con un suspenso efectivo y concentrado. La esencia misma de esta tuvo su relectura en los 70 y 80, de la mano de Brian De Palma, para construir una serie de películas en las cuales el voyeurismo se convertía en un procedimiento fílmico, una manera particular de ver el cine. Disturbia no es una relectura, tampoco una remake (al menos, no una declarada) sino el traslado de la esencia de una película, a otra historia de características similares. El suspenso está bien construido, con momentos cercanos al género de terror, buenas actuaciones, sobre todo de Shia LaBeouf, especie de nuevo prototipo del adolescente medio americano, y de un contenido David Morse, que hereda el nivel interpretativo de grandes villanos de la gran pantalla.

La diferencia se da por el punto de vista, que al colocarse sobre personajes jóvenes e ingenuos, hace que la propuesta en sí se asemeje al terror adolescente, tan en boga hoy día. A su vez, cuando una historia o una idea argumental se reescribe en otra época y con otras condiciones, surgen diferencias naturales, y, en este sentido, lo que más salta a la vista es la necesidad de despliegue que tiene el cine de Hollywood actual. Pocas son las propuestas que intentan hoy reforzar el suspenso, concentrando toda la acción en un solo lugar. En La ventana indiscreta, todos los hechos transcurrían entre la habitación del personaje de Stewart, y la ventana por donde miraba a sus vecinos. En Disturbia, la puesta excede los límites de esa tensión entre el adentro y el afuera, cuando la por demás extensa presentación del protagonista presupondría lo contrario, es decir, que aprovecharía lo retraído del personaje, para reforzar esa tensión. De todas maneras, Disturbia logra ser un efectivo producto de entretenimiento, correctamente realizado, y poco más.

publicado por Leo A.Senderovsky el 30 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.