Impactante, atrayente, siniestra, cruel y, sobretodo, tensa.

★★★★★ Excelente

13 tzameti

Enganchado a la butaca me quedé tras ver esta pequeña obra de arte.

Sin apenas diálogos, y filmada en blanco y negro por un director novel, 13 Tzameti (creo que aquí se ha traducido como Número 13) es impactante, atrayente, siniestra, cruel y, sobretodo, tensa.

Narra la historia de un joven obrero que descubre que el hombre para el que trabaja está enfrascado en un asunto turbio en el que se baraja mucho dinero. Éste fallece de sobredosis, y el joven decide robar una enigmática carta y seguir las instrucciones que allí se indican, con la intención de hacerse pasar por él. Tras viajar a París y seguir dichas instrucciones, es finamente descubierto, pero ya no hay marcha atrás. De este modo, se encuentra en un despiadada apuesta en la que 13 hombres dispuestos en círculo deben disparar un arma cargada con una sola bala. Quien sobreviva, pasa a la siguiente ronda.

Como he dicho, la historia es sensacional, basada en hechos reales (!!!), y en la que los actores se pasean por un sórdido plató (una masía perdida en el bosque) basando su interpretación en el lenguaje corporal. Pocas palabras se escuchan a lo largo de la hora y media de metraje, pero tampoco son necesarias. Cruda y dura, carece de violencia gratuita, y los fáciles primeros planos gore se pueden contar con los dedos de una mano. 13 Tzameti se centra en la tensión de cada segundo antes de apretar el gatillo, en la ira y la locura inmediatamente posterior, y en la impotencia de no poder dar marcha atrás.

Si bien la película da la sensación de ser una reconversión de un corto en largo, en ningún momento percibimos secuencias de relleno; eso sí, si llega a estar filmada en 1 hora, estaríamos frente a una verdadera obra maestra del cine contemporáneo.

publicado por Oscar Martínez el 28 abril, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.