Un final demasiado complaciente -uno siempre espera un poco más de riesgo o locura en Tim Burton- no arruinan 76 escasos minutos de disfrute total. Si es verdad el dicho de un que un gran director siempre filma la misma película; podemos quedarnos to

★★★★☆ Muy Buena

La Novia Cadaver

El imaginario de Tim Burton es tan sorprendente tanto con la animación como con seres humanos. Ya en Beetlejuice desplegaba toda su imaginería tan alabada como encantadora que continuaba en esa obra maestra darkie/romántica llamada El joven manos de tijera.

Creador de clásicos, lo suyo transita por la pura fantasía sin caer -generalmente- en el falso mensaje moralista, tan presente en el género que él transita. La novia cadáver es otro ejemplo de su tacto y buen gusto, de su ritmo para la comedia, del placer de las historias simples y de una animación asombrosa (¡casi dos hs. para un segundo de película!).

Con cada gragea de TB, uno vuelve a ser un niño, extasiado por sus relatos como lo hacía el personaje de El gran pez con los de su padre. Fábulas no exentas de ese toque tétrico, tan característico como necesario e inofensivo.
Su género es la diversión y el placer en estado puro, casi infantil, con ese toque oscuro y melancólico que es tan evidente aún en sus obras fallidas, que las tiene, y que últimamente son cada vez menos espaciadas.

Cuando se puso un poquito serio –El gran pez, El planeta de los simios– su mirada quedó diluída por falta de profundidad o demasiada seriedad. Con esta las comparaciones con el mundo de Jack Skeleton(de la que fue coguionista y productor, no director) son inevitables.

Las similitudes ya parten desde las características de lo personajes, como si TB se hubiese quedado con las ganas de dirigir ese ya devenido clásico total. La música sigue siendo un vehículo válido para presentar rápidamente la historia. Es decir, donde Disney aburre TB es didáctico.


EL PLACER DE LA MUERTE
Todas sus películas están llenas de vida aunque su razón vital sea la de admirar la muerte. Ya al comienzo de El joven… con la muerte de su padre, con Jack y su micromundo, Beetlejuice volviendo de ella; la muerte sobrevuela triunfante y sin temores todos los grandes momentos de su filmografía.

Con gran presencia también en El jinete sin cabeza y en ésta, la muerte -aún más que el amor que también se destaca por supuesto en sus films- es el motor verdadero de su visión. No por nada el mundo de los muertos se pinta con alegría y color mientras que el real world es en tonos grises, casi lúgubre, y hasta con los personajes más amorales de este cuento.

Como déficit el tímido y torpe Vincent no desperta la empatía que despertaba instantáneamente Jack, así como son insuperables las canciones de Danny Elfman -otro fetiche del director- de aquella película (en la que también era la voz de Jack).

Con la voz del repetido Johnny Deep -estuvo en el 80% de los films de TB!) este Vincent parece la antítesis del explosivo Jack. En cambio su novia cadáver es un espejo -quizás más sexy- de la también desmontable Sally.

Esta repetición o similitud nos lleva a pensar que a TB esto le sale de taquito, tipo piloto automático. Entonces nos preguntamos: ¿No habría que pedirle un poco más de riesgo? ¿Lo hizo en alguno de sus films y por eso son los más fallidos de su obra? ¿Es necesario o con estos clones es suficiente solo por el feliz resultado final? Quizás el grado de admiración/goce de su obra de la respuesta.

La imaginación de TB es una de sus virtudes más alabadas decíamos más arriba, pero hay quienes también desconfían de ella como comentó Renoir citando a su padre y que viene a cuento: "Pintas una hoja de árbol sin partir de un modelo y corres el riesgo de la monotonía, pues la imaginación no te aporta nada más que algunos modelos de hojas de árbol. La naturaleza aporta millones sobre el mismo árbol. No hay dos hojas iguales. El artista que se pinta a sí mismo pronto llega a repetirse."

Un final demasiado complaciente -uno siempre espera un poco más de riesgo o locura en TB– no arruinan 76 escasos minutos de disfrute total. Si es verdad el dicho de un que un gran director siempre filma la misma película; podemos quedarnos totalmente satisfechos…
publicado por JLO el 18 julio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.