Rebelión en las ondas: unas interpretaciones excelentes, y una divertida primera mitad que adopta un cariz algo más introspectivo en su tramo final, al que tan sólo habría que recriminarle cierta fuerza dramática. El resto, perfecto.

★★★★☆ Muy Buena

Talk to me

A mediados de los años sesenta, en Washington D.C., la vibrante música soul y una situación social explosiva se combinaron creando un efecto único y poderoso. Fue el lugar y el momento de "Petey" Greene Jr., reformado ex-convicto reconvertido en un inigualable locutor de radio que, con la ayuda de su irresistible novia Vernell Watson, conmocionará a toda una nación. Gracias a Dewey Hughes, director de programas de la WOL-AM, Petey podrá superar sus problemas iniciales en la cadena y convertirse rápidamente en un icono de la radio, superando en popularidad a sus compañeros disc-jockeys Nighthawk y Zuñí Jim. Pero los ácidos comentarios sociales de Petey pronto pondrán en aprietos legales al dueño de la emisora, E.G. Sonderling, pues a través de las locuciones de Petey, de su humor y su vitalidad, los oyentes podían percibir la fuerza de un hombre que les hablaba sobre los conflictos raciales como muy pocos lo hicieron jamás.

Esta es la trama de Talk to me, película dirigida por Kasi Lemmons y protagonizada por Don Cheadle, Chiwetel Ejiofor, Taraji P. Henson, Cedric The Entertainer, Martin Sheen y Mike Epps.

Basada en acontecimientos reales, Talk to me es una buena película en líneas generales, tremendamente divertida gracias a las sensacionales interpretaciones de unos Don Cheadle y Chiwetel Ejiofor pletóricos, los cuales logran que sus casi dos horas de duración transcurran de un modo inusitadamente rápido.

Dividida en dos claras partes, la primera de las cuales contiene las mayores dosis de humor gracias a unos excelentes diálogos y a un vocabulario barriobajero con el que Don Cheadle se convierte en epicentro de la película, Talk to me da un giro radical en su segunda mitad, dejando a un lado dicho humor en beneficio tanto de la relación de amistad que nace entre sus dos protagonistas, como en los hechos históricos acontecidos durante aquel período en Estados Unidos, entre los cuales cabría destacar por encima de todo el asesinato de Martin Luther King.

Sin duda alguna, lo que más merece destacarse de Talk to me es la relación entre sus dos protagonistas, la cual canaliza toda la historia, y que se nos muestra perfectamente retratada gracias al excelente binomio conformado por Don Cheadle y Chiwetel Ejiofor. Su relación se nos antoja tremendamente verosímil a par que increíblemente divertida, logrando que no perdamos el interés en una segunda mitad del de cariz opuesto a la primera, adentrándose en la mente y las motivaciones de sus dos protagonistas, cuya relación empieza a friccionarse a medida que el éxito de Petey aumenta, en una nueva variante del tema de la perversión del alma a través del poder.

Por otro lado, la película de Kasi Lemmons contiene un profundo poso nostálgico, similar al de Días de radio de Woody Allen, donde las ondas eran un medio de interacción con la gente y un movilizador de masas, no un mero escaparate para vender discos.

Así pues, en líneas generales Talk to me es una película bastante elaborada, con unas interpretaciones excelentes, una divertida primera mitad que adopta un cariz algo más introspectivo en su tramo final, al que tan sólo habría que recriminarle cierta fuerza dramática.

De todos modos, muy recomendable.
publicado por Oscar Martínez el 29 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.