Película que no pasa de ser una mala excusa para enfrentar nuevamente a dos personajes legendarios del cine de ciencia-ficción. Poco y nada de lo que se pretende y espera, en un trabajo que no hace justicia a la tradición de las respectivas sagas.

★★☆☆☆ Mediocre

Alien vs Predator 2

Debo confesar que como fanático de los cómics y esas cosas, los crossovers (para los que no sepan que es, es cuando agarrás dos personajes principales grosos y los hacés interactuar en una misma historia) me encantan, siempre me entusiasman, y cualquiera de ellos que sea llevado a la pantalla grande contará de seguro con mi presencia.

Lamentablemente, como suele suceder, la mayoría de las veces las realizaciones no llegan a estar a la altura de las expectativas que generan, y uno termina yéndose del cine medio desilusionado y algo caliente.

Con esta entrega de la saga pasa algo mas o menos así. Tanto Alien como Depredador son dos íconos del cine de ciencia ficción; dos verdaderos "monstruos" tanto en el sentido literal como en el sentido metafórico de la palabra, por lo que una confrontación entre ambos obviamente, se supone, será algo espectacular.
Su primer encuentro, en la primer "AvP", no me pareció del todo malo, pero recuerdo que me quedé con la sensación de que la historia podría haber dado para mucho mas.
La idea de un templo subterráneo en la Antártida, en el cual los Depredadores criaban Aliens para usarlos como entrenamiento, me pareció algo bastante bien pensado como forma de enfrentar a ambas criaturas, y que una expedición científica terrestre quedara atrapada ahí, en el medio de la guerra entre semejantes especies, le daba a la participación humana la justificación que necesitaba para ser parte de todo sin desentonar demasiado.

Sin embargo casi como que todo quedó ahí nomás en las buenas ideas.
Mas allá de la sensación de encierro de algunas escenas y una que otra toma de pelea entre los bicharracos, la película no ofreció mucho mas.

Así y todo, aquella primera entrega fue bastante mejor que esta última. En esta oportunidad la historia comienza justo donde termina la anterior, es decir en el momento en que del cuerpo inerte del Depredador que, junto a la humana sobreviviente, había combatido a la Reina Alien (no, a Cristina no … a la Alien..es la que tiene menos botox y es menos mala) surge el aliencito parásito con el que había sido infectado durante uno de los primeros combates en el templo.
Obviamente, como se vió aquella vez, el bichito este es una cruza entre las dos especies ya que, como todos sabrán, los Aliens son parásitos que adoptan ciertas características anatómicas del organismo huésped en el que se incuban.
De esta manera, se introduce en la historia la nueva especie: el Depredalien o Aliedador, o ….bueno … como se llame … para que sea mas fácil le ponemos "Tito" y listo.

La cuestión es que este nuevo ser ya de chiquito es mas malo que la peste y, al escabullirse en la nave de los Depredadores, se carga unos cuantos (que aparentemente vienen cada vez menos entrenados) y les arma un quilombo tan grande que provoca que peguen la vuelta y se estrellen de nuevo en la Tierra.
Mas precisamente, caen en un área boscosa cercana a un típico y tranquilo pueblito montañes en las afueras de Colorado, habitado por esos típicos pobladores de pueblito montañes con sus típicas historias de vida de película yanqui.
Lo peor del caso, es que los Depredadores tenían la nave llena de frascos con pichones de alien vivos (se ve que los coleccionaban) por lo que al estrellarse se les escapan todos por el bosque al grito de "¡¡El que se queda es un puto!!".

Como es de esperarse no pasa mucho tiempo hasta que un humano medio gilastro y bastante chusma se acerca al lugar con la boca abierta para ver que pasa, justo para que uno de estos bichos lo viole oralmente y le implante un simpático parásito en el medio del pecho.

A partir de ahí y muy poco tiempo después, gracias a que estos bichos se reproducen como la mugre y aparentemente se hacen adultos casi de inmediato, ya está todo lleno de Aliens por todos lados.

A todo esto, como la nave de los Depredadores tenía un LoJack o algo así, al estrellarse automáticamente envía una señal de emergencia a su planeta de origen, la cual es recibida por un Depredador veterano que al ver todo lo que pasó se pone como loco "¡¡No puede ser!!" – dice el chabón – "¡Les presto el coche una noche y estos boludos me lo chocan!. ¡¡Será posible che!! ¡¡Que barbaridad!! Ahora van a ver…" y ahí nomás se calza el casco, se arregla un poco las trenzas y sale a los pedos para la Tierra re caliente.
Mientras tanto acá, mejor dicho, allá en el pueblito, se van sucediendo las intrascendentes historias de sus pobladores que para la película no aportan otra cosa mas que meter personajes humanos (y encima bastante pobremente presentados e interpretados) en el medio del quilombo para darle de comer a los Aliens.
Para dar una idea de por donde viene la mano son mas o menos así: está el chico sencillo que está enamorado de la chica linda y popular que está de novia con el flaco fachero y malvado que maltrata y se burla del chico sencillo cuyo hermano ex convicto ahora es bueno y que, además, es amigo del comisario del pueblo que antes era chorro junto con él. Aparte hay una milica que vuelve de Irak y que tiene que recuperar el amor de su antipática hijita que mucho no la registra porque se crió sola con el papá.
O sea, si aparecía un Alien y se los cenaba a todos juntos en la misma escena, por ahí la película levantaba un poco, pero bueno, no pasó.

La cuestión es que no mucho después del accidente, llega el Depredador dueño de la nave estrellada (su planeta debe quedar por acá nomas ya que no tardó nada), y se encuentra con que la nave quedó toda hecha pelota, con los otros Depredadores finados y, encima, se da cuenta de que todos los Aliens que habían juntado se escaparon.

Se pasa una mano por la cara con gesto de fastidio mientras murmura “¡¡Que cagada loco!!” y, sabiendo que no le queda otra, emprende la misión de destruir a todos los Aliens y borrar cualquier huella de su paso por el planeta (para lo cual usa un frasquito con un líquido azul que aparentemente es infinito).

Ahí nomas, medio puteando bajito y pensando que podría estar en su casa mirando televisión y tomandose una cerveza, se arma hasta los dientes con todo lo que encuentra y sale de cacería, no sin antes desintegrar los restos de la nave para no dejar rastros (y por supuesto para cobrar el seguro).

A partir de ahí se suceden lo hechos que todos esperan e imaginan en una película de estas. Aliens matando gente, Depredador matando Aliens, protagonistas huyendo, extras muriendo, mucha sangre, chillidos, rugidos, tiros, música de suspenso, más extras muriendo, y demás delicias del cine pochoclero.


En síntesis, la película no es otra cosa que una excusa para volver a enfrentar a los personajes.
El guión es flojo, sin demasiadas sorpresas, lleno de lugares comunes y con escenas pretendidamente impactantes que no llegan a cumplir con ese cometido.
Los efectos especiales están bien logrados pero aún así no encontramos nada nuevo. La mayoría de los combates entre las criaturas se suceden en la oscuridad (que a veces es demasiada) por lo que resulta bastante difícil distinguir quien es quien o quien va ganando.

El rol de la nueva especie, el Depredalien (Tito) fue innecesariamente desaprovechado, ya que salvo por algunas características de su aspecto no es muy distinto a cualquier otro alien que uno se puede encontrar por la calle.

En cuanto a las actuaciones, se convocó en esta oportunidad jóvenes “estrellas” de series exitosas (lo que acá se llamaría un “rejunte”) pretendiendo reiterar lo que se hizo en la primer entrega donde se convocó a actores no muy conocidos para que los verdaderos protagonistas fueran los monstruos. Sin embargo esta vez no resultó ya que los actores no aportaron nada a favor, sino mas bien algunos puntitos en contra, con personajes que no terminan de convencer ni de generar la simpatía necesaria como para que uno desee que no se los coman.

Ellos son Steven Pasqualle como Dallas, Reiko Aylesworth (conocida por su papel de Michelle Dressler en la serie “24”) como Nelly O’Brien, John Ortiz como el sheriff Morales, Johnny Lewis como Ricky, y varios mas que si quieren saber quienes son, los podrán ver en los títulos del final.

La cinta fue dirigida por los hermanos Colin y Greg Strause, quienes se lucieron como directores de efectos especiales en películas como “300” y “X-Men 3”, pero que en este caso demostraron que para dirigir una película completa les falta mucho camino por recorrer y mucha sopa por tomar.

Calificación: 2 Renegados (Regular. Mas allá de lo convocantes que son ambos personajes, la película no hace justicia a la tradición de las respectivas sagas, ni aporta una mejora respecto de la primera entrega. Ritmo desordenado, vértigo forzado, muertes y sangre porque si, y un guion demasiado pobre, hacen de esta propuesta algo lamentablemente pasatista y mediocre).

Recomendaciones: Si Ud. es fanático de alguna de las dos criaturas y quiere volver a verlas en la pantalla grande, vaya, pero le advierto que puede salir desilusionado.
Si Ud. es de los que disfrutan viendo morir gente porque si, y le importan tres pepinos el guión o la dirección vaya, esta película es de las suyas.

Si Ud. es de los que disfruta de las escenas de suspenso clásicas de las viejas películas de Alien en las que se sugiere mucho mas de lo que se muestra y eso lo mantenía interesado y tenso, no vaya. En esta película al Alien lo muestran a cada rato y pierde la gracia.

Si Ud. es de los que se indigna fácil cuando ve que dos grandes personajes se desperdician en una mala historia casi adolescente del tipo de las últmas “Viernes 13”, no vaya. Le puede dar una patada al hígado.
Lo mejor: Volver a ver a los Aliens y Depredadores en pantalla grande.
Lo peor: Un guión liviano y ordinario junto con una dirección poco convincente, que desaprovechan el potencial y la historia de un nuevo enfrentamiento entre las dos especies extraterrestres.
publicado por Renegado el 21 enero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.