El trabajo de Curran destaca sobretodo en las partes principales y finales, donde se muestra un dramatismo más exenso y profundo donde las relaciones se abren y cierran dependiendo del momento.

★★★★☆ Muy Buena

El velo pintado

Tras ver que El buen alemán no recibía ni una buena crítica, opté por pasar desapercibido de ella, puesto que antes me apetecía verla. Y afortunadamente ví que habían estrenado El velo pintado, otra adaptación literaria con ambiente clásico. Gracias a esta inteligente decisión, puede disfrutar durante dos horas de una muy buena película, clásica, eso sí, pero igual de mágica que otras de época.

El film está magníficamente dirigido por John Curran, casi debutante, puesto que sólo había dirigido las independientes y desconocidas Praise y Ya no somos dos. En su segundo film emplea técnicas, diálogos y situaciones pertenecientes a un mismísimo clásico romántico de época, y eso no quiere decir que sea un film sin personalidad, no. Esta es una película que detrás de su aparente simple rostro de aspecto simple, esconde una personalidad con una belleza enorme y un delicado sentido de entender la personalidad humana. Sí, os parecerá que estoy echagerando, pero cuando la veáis os daréis cuenta que El velo pintado va más allá de la típica adaptación clásica, aunque se esconda y aparente ser como ésta. Decía al principio que el film está dirigido con una habilidad excepcional y tiene la suerte de no ser aburrido, pues he visto algunos films del estilo que sirven más que como película como somnífero (como Cold Mountain). Aunque el trabajo de Curran destaca sobretodo en las partes principales y finales, donde se muestra un dramatismo más exenso y profundo donde las relaciones se abren y cierran dependiendo del momento.

Otro buen aspecto del film es el magnífico guión, basado en la novela homónima de W. Somerset Maughman. En realidad, en el 1934 Richard Boleslawski rodó El velo pintado con Greta Garbo y Herbert Marshall, con lo cual Ron Nyswaner no sólo se ha basado en una novela sino que también ha hecho un remake. Y es que quizás uno de los pocos fallos del film sea que parece demasiado un remake, pero bueno, a esto ya estamos acostumbrados. De todos modos, como digo, el guión sigue siendo una pieza única y estupenda sin apenas fisuras o bajones de ritmo, lento, eso sí.
Después de hablar de la sobresaliente dirección y el estupendo guión, no podría acabar esta crítica sin antes nombrar la pareja protagonista, Edward Norton y Naomi Watts. Como supondréis, debido a la gran cantidad de buenísimas interpretaciones que han hecho durante su carrera, los dos están sublimes, ofreciéndonos unos papeles humanos, vengadores, tiernos e ingenuos e inteligentes a la vez. Para mi gusto, Naomi se luce más, y es que la principal razón es debido a que sale bastante más que Edward. Pero por suerte, ambos actores, junto con los secundarios (Liev Schreiber y Toby Jones, principalmente), hacen unas interpretaciones brillantes, llenas de carisma.

Por último, destacar aspectos más técnicos como la fotografía (estupendos los planos de paisajes, sobretodo, o los primeros planos) y la música de Alexandre Desplat (ganador de un Globo de Oro por esta película), donde destaca el tema principal en piano, que es absolutamente emocionante.

En definitiva, nos queda un film redondo, de aire muy clásico, con un guión formidable y una pareja protagonista que roza el Oscar. Ojalá todas las adaptaciones modernas de libros clásicos fueran como El velo pintado.
Lo mejor: Watts y Norton.
Lo peor: Ese encuentro final, fuera de tono.
publicado por Ramón Balcells el 24 marzo, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.