Un complejo entramado de banqueros, fabricantes de armas y señores de la guerra en el que los escrúpulos y la moral han dejado de existir.

★★★☆☆ Buena

The International (Dinero en la sombra)

El director de la vanguardista y frenética Corre, Lola, corre (Lola rennt, Tom Tykwer 1998) nos trae en esta ocasión un sólido thriller de corte clásico y ritmo contenido. The International: Dinero en la sombra (The International, Tom Tykwer 2009) está narrada en clave del cine de espías de toda la vida, con intriga, conspiraciones, informadores, asesinos profesionales, y toda una galería de personajes propio del género. Incluso la fotografía es fría y con tonos apagados, que en cierto modo recuerda un poco a los thrillers de los años 70 tipo French connection (William Friedkin 1971). La acción es trepidante pero entendible, se ve lo que está ocurriendo, lo cual se agradece en estos días, especialmente después de comprobar como los responsables de Bond en Quantum of solace sucumbían al estilo de "intuir más que ver" propio de la saga Bourne.

El tema tratado es muy interesante: un agente de la Interpol y una ayudante del fiscal de distrito de Nueva York investigan a una poderosa entidad bancaria que realiza operaciones muy lucrativas a costa de los conflictos bélicos en los países subdesarrollados. Un complejo entramado de banqueros, fabricantes de armas y señores de la guerra en el que los escrúpulos y la moral han dejado de existir. Es la lucha de los bancos por hacerse con el control de las deudas externas contraídas por los países en conflicto. En esta caótica tela de araña un agente con principios trata de buscar justicia.

Protagonizan Clive Owen y Naomi Watts, ambos muy correctos en sus respectivos papeles. Owen fue uno de los nombres que se barajaron para ser el nuevo 007, que finalmente fue Daniel Craig, y por lo visto no se resigna a no ser agente, ya que hace poco interpretaba a un ex-agente del MI-6 en Duplicity (Tony Gilroy, 2009) junto a Julia Roberts, y ahora encarna a un agente de la Interpol en esta historia de espionaje en las altas esferas del entramado financiero internacional. Watts demuestra una gran versatilidad para los géneros; desde el hiperrealismo del cine independiente en 21 gramos (21 grams, Alejandro González Iñarritu, 2003) al glamour de las superproducciones de Hollywood en King Kong (Peter Jackson 2005)pasando ahora por las tramas de espionaje a la antigua usanza.

Cabe destacar especialmente entre los secundarios al veterano Armin Mueller-Stahl que dota a su personaje de gran entidad y presencia. Además dice la frase que más me gustó de la película: "es más fácil conservar la integridad que recuperarla".

En definitiva una película entretenida, resuelta con oficio, con un planteamiento muy interesante, un tiroteo espectacular y cierto aire nostálgico de los thrillers de antaño.

(Publicada en Galax Pictures Cine Blog en abril de 2009)
Lo mejor: La trama y el tiroteo en el museo.
Lo peor: Un poco más de fuerza al conjunto globalmente.
publicado por Ramón Ramos el 6 diciembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.