Los hombres que NO amaban a las mujeres es una cinta interesante, con un equilibro justo entre suspense e intriga y agilidad narrativa. Una película que puede agradar a los lectores del libro y a los amantes del cine en general.

★★★☆☆ Buena

Este año las producciones suecas vienen pisando fuerte. Primero nos llegó la personalísima Déjame entrar, basada en un gran éxito editorial y ahora desembarca la trilogía Millenium en nuestras pantallas sin haber abandonado las listas de libros más vendidos de toda Europa en meses.

Debo reconocer que a pesar del tremendo éxito y las críticas positivas no he encontrado el momento de aproximarme a la novela de Stieg Larsson y por tanto acudo al visionado de la película “virgen” de prejuicios y preconcepciones de la misma. Por no haber leído ni siquiera me he molestado en ver el argumento de la citada cinta para no tentar al factor sorpresa. Por eso las discusiones sobre la idoneidad de sus actores y diatribas sobre la corrección de la adaptación no pueden ser cuestionadas en estas líneas si bien puedo adelantar que su actriz principal me ha resultado algo enervante (cuestión que achacaré a que realmente era igual de redicha, feucha y desagradable en la novela pero no llega con la misa gracia a la película).

Un periodista de éxito es acusado y condenado tras escribir un artículo. En los seis meses que tiene antes de ingresar en prisión recibe n encargo muy especia: investigar la muerte y desaparición de una jovencita décadas atrás. Intrigado por la familia que le encarga el trabajo y ayudado por una arisca y asocial muchacha con desarreglos de personalidad empieza a mover los hilos del pasado para saber qué pasó en la pequeña isla donde una familia multimillonaria tiene su feudo particular y desentrañar el crimen y algún que otro misterio más que surgirá por el camino.

En esta ocasión el cine es capaz de reconciliarse con la literatura en forma de Thriller pausado, calmado y sobrio. La cinta sueca se deja ver y degustar pero tiene una falsa estructura demasiado tendente al convencionalismo americano. Con una desmedida duración y unos personajes esbozados con trazo grueso a pesar de lo dilatado de la introducción parece que para rellenar los hueco se s necesario recurrir a las páginas de la novela mientras que en otras ocasiones como la tremendamente infantiloide explicación sobre el desnlace que parece ofensivo incluso para el que nunca la haya leído. Pero cuidado, con todo esto no se puede deducir que sea una mala película, al contrario, es un ejemplo de la vitalidad del cine europeo y su capacidad de reciclarse y adaptarse a un nuevo público con temáticas a las que no nos tienen acostumbrados y en dimensiones monetarias que pocas veces sobrepasan las fronteras geográficas.

Los hombres que NO amaban a las mujeres es una cinta interesante, con un equilibro justo entre suspense e intriga y agilidad narrativa. Una película que puede agradar a los lectores del libro y a los amantes del cine en general. Pero además es una cinta con vocación de blockbuster. Y eso viniendo de una historia con pasado de bestseller no puede ser nunca tomado a mal.

Innumerables alabanzas ha recibido el elenco. Más correcto para mi gusto él que ella, pero igualmente efectivos ya que la legión de fans han sido capaces de encumbrar a Michael Nyqvist y Noomi Rapace como mitos en su país. Mientras el personaje de Mikael Blomkvist resulta más simplón y simpático, recuerden mi devoción por la profesión periodística en el cine.

Para mi gusto le falta un toque de ingenio que me consta si posee la novela y que seguro alcanzarán con sus secuelas.


Lo mejor: El logrado paisaje gélido que recorre y da forma a la historia de muñecos rotos.
Lo peor: No le he cogido el punto a Lisbeth Salander, piedra angular y autentica heroína entre los lectores. Pondré más empeño para la próxima.
publicado por Ana Belén Pacheco el 22 junio, 2009

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.