La cinta es parte de la trilogía literaria póstuma basada en el fenómeno Milleniun de Stieg Larsson, donde un idealista periodista y una vengadora de los derechos de la mujer se unen para descifrar un gran misterio

★★★★☆ Muy Buena

Los hombres que no amaban a las mujeres

Algo bueno esta pasando en el cine sueco. Después del deceso de uno de sus genios, Ingmar Bergman en el 2007, referente inmediato de esa nación, ha aparecido en menos de un año dos destacadas cintas con mucho sentido comercial pero sin perder el espesor dramático que caracteriza al cine del viejo continente. Antes fue " Déjame entrar” con una madura historia de vampiros y, ahora  con la trilogía millenium basadas en las novelas de Stieg Larsson denominada “Los  hombres que no amaban a las mujeres”. En ella se plantea una original y dura introspección hacia la vulneración de los derechos de las mujeres, un ensañamiento de un grupo de hombres donde practican violaciones, desapariciones y asesinatos.  La cinta gira en torno a un idealista periodista que esta metido en serios problemas a no poder comprobar lo fidedigno de  sus fuentes informativas en un reportaje publicado en su revista Milleniun en Estocolmo, en contra de industria, enfrentando un juicio por difamación. Debe alejarse de su profesión por seis meses pero un millonario industrial lo convoca para tratar de descubrir la misteriosa desaparición de su sobrina Harriet que esta relacionada con una serie de asesinatos grotescos, empiezan a desentrañar una oscura historia familiar y relación con el nazismo.   Paralelamente a ello corre la historia de una mujer Lisbeth, llena de piercing, de ropajes oscuros y que maneja una moto. Ella debe lidiar con un abusivo tutor legal y un trabajo de espionaje corporativo para algunas empresas y una difusa historia personal. Trabaja con un hacker y da por casualidad con la investigación de este periodista que le resulta fascinante y trata de acercarse a él.   Män som hatar kvinnor” es el titulo original del film,  su creador el periodista Larsson, no vivió para ver el fenómeno se ha convertido en su obra ya que murió repentinamente en 2004 y con millones en ventas literarias. El trabajo cinematográfico resume cientos de páginas y dura más de dos horas que pasan volando,  te queda una sensación que viste una destacada película de misterio pero con grandes dosis de sadismo y perversidad hacia las mujeres o el género humano.  La trama es apasionante, los personajes complejos y solo algunos escasos destellos de esperanza. Pero lo que en realidad se roba la película literalmente, es la actriz sueca, Noomi Rapace que da vida a Lisbeth, con su pelos engominados, ropa punk, labial negro, tatuajes y una actitud negativa hacia las reglas. Esto causa un verdadero placer de verla sortear tanta atrocidad con su perfección histriónica, creando un complejo personaje salido de la pluma de Larsson y consolidarlo en pantalla, eclipsando de sobra a todos los roles masculinos.    La obscenidad, la violencia la desnudez, el sexo, la violación conforman un explosivo cóctel que puede perturbar a más de alguno pero es innegable el hecho de correr riesgos y ver esta espeluznante historia que continuara con su secuela. 
publicado por David Lizana el 11 junio, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.