Con una trama insulsa y predecible, su único atractivo reside en su ambientación.

★★☆☆☆ Mediocre

Chrysalis

Chrysalis es un thriller futurístico dirigido por Julien Leclercq y protagonizado por Albert Dupontel, Marie Guillard, Marthe Keller, Mélanie Tierry, Estelle Lefebure y Francis Renaud.

Presentada en la sección Oficial Premiere en la pasada edición del Festival de Sitges, Chrysalis cuenta la historia del teniente David Hoffman, quien vuelve a reincorporarse al servicio en la Policía Europea para atrapar a un peligroso criminal, sospechoso del asesinato de su esposa meses atrás. Una complicada investigación acaba conduciéndole hasta una misteriosa clínica privada, dirigida por el imperturbable Profesor Brügen. En un mundo donde el pasado puede ser implantado en el centro neurálgico del cerebro, los recuerdos se han convertido en un bien muy codiciado…

Con una estética bastante lograda a medio camino del cyberpunk, Chrysalis no puede dejar de recordarnos, al menos en cuanto a estética se refiere, a películas como Hijos de los hombres o incluso El único. De hecho, las similitudes entre la ópera prima de Julien Leclercq y la película protagonizada por Jet Li tampoco son tan escandalosas, si bien Chrysalis resulta mucho más sosegada, aunque no por ello más interesante.

Lo cierto es que la trama de Chrysalis -también relativamente similar a La memoria de los muertos o incluso, por qué no, a Desafío total-, transcurre con suma lentitud entre construcciones de acero azulado y muebles de diseño, logrando que una película de escasa hora y media llegue a antojarse bastante más larga. Y es que la pretendida complejidad de una trama que mezcla recuerdos, pasado, presente y futuro es llevada con una simplicidad tediosa, en la que la historia no llega a llamarnos en ningún momento la atención, dejándonos tan sólo puntuales combates en la línea de Matrix y la anteriormente mencionada escenografía.

Personajes planos y arquetípicos, de diálogos enlatados y predecibles, la atmósfera de film noir futurista de Chrysalis se disipa a cada minuto de metraje, produciendo una creciente apatía en el espectador intensificada, si cabe, por su austeridad ambiental, pues en (casi) ningún momento logramos ver el verdadero mundo exterior de ese futuro próximo, tan sólo callejones, laboratorios e interiores, por lo que incluso su preciosista estética termina resultando estéril.

Así pues, Chrysalis no deja de ser una nueva película ambientada en un futuro próximo cuya estética inspirada -más o menos- en esa joya llamada Blade runner es su único atractivo final, cosa que viene sucediendo desde hace ya un tiempo con títulos como la también francesa Renaissance, Natural city, Gattaca, Hijos de los hombres, Minority report o Equilibrium, si bien sobretodo estas cuatro últimas poseen un mayor trasfondo que la película de Julien Leclercq.

Algo anodina, la verdad.

Le doy un 4 sobre10.
Lo mejor: Su ambientación.
Lo peor: Ritmo, interpretaciones, trama.
publicado por Oscar Martínez el 15 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.