Hacía tiempo que no sentía vergüenza ajena en una sala de cine: bochornosa, patética y lamentable

★☆☆☆☆ Pésima

Rosario Tijeras

Lanzaba Frankie, el otro, una pregunta al ciberespacio: “¿Alguien ha visto “Rosario Tijeras”? Y lo preguntaba por qué el viernes, repasando la prensa, se encontró con una buena cantidad de información sobre la película, intensas entrevistas a Unax Ugalde incluidas, de todo lo cuál cabía inferir que estábamos, si no ante un películón, sí al menos ante una cinta interesante y llamativa.

Sin embargo, las críticas que leyó durante el fin de semana eran demoledoras.¿En qué quedamos? Pues quedamos en que, efectivamente, la película es bochornosa, patética y lamentable. Hacía tiempo que no sentía vergüenza ajena en una sala de cine, pero el pasado domingo me ruboricé ante el infecto arranque de “Rosario tijeras”, el primer cuarto de hora más triste y lastimoso que creo haber visto jamás. Ni el Mariano Ozores más abyecto era capaz de rodar con tanta falta de pudor una secuencia tan cochambrosa como la del pub de Medellín, con los actores poniendo continuas caras de orgasmus interruptus, balanceándose al calor de la música.

Lo único que tenía de bueno ese comienzo tan deleznable era que el resto de la película no podía ser peor. Si no, habríamos estado rozando algún tipo de récord Guiness o algo. Así que, pasada la sorpresa, el resto de la película, siendo una mierda cargada de tópicos, infectamente rodada, incapaz de provocar ningún tipo de emoción en el espectador; en comparación con el principio, casi se deja ver.

Y es que hay cosas que no se entienden. Partiendo de un material narrativo altamente interesante, yéndose a rodar a la propia Medellín… ¿cómo es posible filmar un bodrio como esta impresentable “Rosario Tijeras”? Es que ni a propósito se pueden hacer peor las cosas.

Los actores parecen sacados de un mal culebrón, la tensión dramática no existe, la emoción brilla por su ausencia, no hay sorpresa alguna y la única satisfacción llega cuando, por fin, se termina uno de los engendros más impresentables que he visto jamás en una sala de cine.

Yo entiendo que la crítica ha de estar separada de la promoción. Y que hay que vender la moto al espectador. Pero, a cada una de las personas que hayan escrito una sola cosa positiva de “Rosario Tijeras” los obligaría a verla un par de veces seguidas, a ver si eran capaces de contener las risas… o las lágrimas. Lástima de dinero desperdiciado, habiendo tanto talento por descubrir en el mundo.
publicado por Jesus Lens el 6 junio, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.