La película entretiene y gustará a los amantes del género feudal japones y amantes del manga, aunque el film, como hemos dicho, se queda a medias en todos sus propósitos.

★★☆☆☆ Mediocre

En el año 1614, los Shinobi son ninjas con habilidades mágicas especiales que los hacen superiores al hombre corriente. Los Shinobi son entrenados desde pequeños en dos pequeñas aldeas, el clan Kouga y el clan Iga, y son enemigos acérrimos desde tiempo atrás. Las dos aldeas viven en paz pues el emperador les prohibió la guerra entre ellos, pero ahora decidirá enfrentar a las dos aldeas con el propósito de elegir un sucesor al trono dependiendo del resultado del combate. Cada aldea elegirá a cinco de sus mejores guerreros que deberán enfrentarse por capricho del emperador. Gennosuke, de los Kouga, y Oboro, de los Iga, son dos jóvenes que se enamoraron en el tiempo de paz y que ahora capitanearan los dos equipos que deben enfrentarse, el destino les llevará a la lucha entre ellos y deberán elegir entre el amor o la muerte.

Shinobi, basada en el popular manga, no deja de ser otra de esas películas del Japón feudal aderezadas con tintes fantásticos, pues sus samuráis poseen distintos poderes que los hacen especiales. El film parte de un argumento bastante simple y a pesar de los nombres complicados y de la historia inicial en los créditos uno entra rápidamente en la trama y la entiende, y además la película esta más encaminada hacia la acción que a grandes filosofadas a las que nos tienen acostumbrados los japoneses, lo cual son dos puntos a su favor. Pero a la película le falta algo que no acaba de funcionar y es su incapacidad de emocionar y de que nos identifiquemos con los personajes. Ya de por sí, la historia de amor a lo Romeo y Julieta está falta de chispa y naturalidad por todos lados, las batallas están bien pero sin llegar a ser todo lo espectaculares que cabria esperar y uno se queda con ganas de más, se nota un presupuesto limitado, claro está. La falta de buenos y malos, ninguno de los dos clan puede definirse como tal, hace que el espectador no acabe de tomar partido por ninguno de los dos bandos, con lo cual las batallas no llegan a implicarle y dejan bastante indiferente.

Las aldeas recuerdan a Naruto, con los niños entrenando a Ninjas, los guerreros recuerdan superheroes, a X-Men con algunos de sus poderes e incluso a Spider-man cuando se balancean colgados de un hilo. La película entretiene y gustará a los amantes del género feudal japones y amantes del manga, aunque el film, como hemos dicho, se queda a medias en todos sus propósitos, las escenas de lucha no consiguen emocionar, la historia de amor no acaba de funcionar y la película en si no logra, salvo contados momentos como el final, meterte dentro de la historia.
publicado por Dragon negro el 28 septiembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.