El cine español dio un paso de gigante en el terreno de la animación 3D.

★★★☆☆ Buena

Planet 51

El pasado 2009 el cine español dio un paso de gigante en el terreno de la animación 3D con Planet 51, sobre un astronauta que llega a un planeta en el que viven unos seres verdes, cuyo diseño de la sociedad responde al modelo de los Estados Unidos en los años 50, pero con coches flotantes de estética retro y formas redondas en todos los objetos y edificios. El ambiente y el tono fresco y lúdico cincuentero recuerda a la saga de Regreso al futuro. La técnica de animación es impresionante, a la altura de las grandes producciones de Hollywood, y la idea es muy atractiva, ya que se invierten los roles clásicos de las películas acerca de invasiones alienígenas; aquí el humano es el extraterrestre. El ritmo es muy ágil y tiene golpes cómicos muy conseguidos, además de numerosos guiños cinéfilos.

Dirigida por Jorge Blanco con los codirectores Javier Abad y Marcos Martínez, se trata de la película más cara del cine español, coproducida con Reino Unido y Estados Unidos. En su versión en inglés se pueden oír  las voces de gente como Gary Oldman, Jessica Biel, Dwayne Johnson o John Cleese. Además ha contado con Joe Stillman, uno de los guionistas de las dos primeras entregas de la saga Shrek.

El resultado final es una divertida comedia de ciencia ficción de mucho calado en los apartados técnico y estético, pero que se queda muy en la superficie en cuanto se refiere al trazado de los personajes, lo que hace que conceptualmente deje una cierta sensación de que podría haber dado más de sí. Una buena idea poco desarrollada. Con todo y con eso es un buen divertimento, y un título a tener en cuenta por lo que supone de novedoso a nivel industrial dentro del cine español. Una superproducción por todo lo alto.

Lo mejor: La técnica de animación y el ritmo narrativo.
Lo peor: El intrascendente y superficial trazado de los personajes.
publicado por Ramón Ramos el 12 septiembre, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.