Bonita historia que deja al periodismo y al periodismo-espectáculo al descubierto. Buenas interpretaciones de Harnett y Jackson, además de una adorable Morris.

★★★☆☆ Buena

El último asalto

Las mentiras duelen, sobre todo cuando se descubren. Las mentiras son historias que nos inventamos y cuyos guiones pensamos que nunca encontrarán. El joven Eric Kernan está a punto de darse cuenta de todo esto.

Eric (Harnett), hijo de un prestigioso locutor deportivo, está intentando hacerse un hueco en el mundo del periodismo deportivo, y encuentra en la calle a un vagabundo que fue en su momento un gran boxeador. Se le ocurre hacer un reportaje sobre ello.

El mundo del periodismo americano siempre se retrata como una de las industrias más estrictas y despiadadas de todo el mundo. Tiene en sus manos el poder de elevar o destruir a personas y de crear o desmentir noticias. En el caso de un joven apasionado por subir a lo más alto, los descuidos son fatales.

Siempre digo que los periodistas tienen una de las mayores responsabilidades de la sociedad moderna: informar objetivamente. Se consigue pocas veces por no decir ninguna, pero cuando en el proceso de decir la verdad está el documentarse y no dejarse llevar por las ganas de triunfo, pocas excusas hay para elevar una mentira a las portadas de ningún periódico. El problema de las mentiras en el periodismo es que muchos nos las tragamos y unos pocos las padecen.

En este caso el film es el retrato de mentirosos piadosos, como diríamos aquí. Inventarse algo en vida para ser recordado por algo más que ser un perdedor, concepto y palabro muy usado en el american way of life.

Muchas lecciones se aprenden a base de golpes, y nunca mejor dicho en una película que trata sobre un boxeador. Enfrentarse a una vida que a lo mejor te condena a estancarte tal vez sea mejor que enfrentarse a una serie de mentiras que te explotan en la cara, pero que han conseguido que fueras algo más feliz y apreciado por los demás.

Una película que exalta la pasión por el periodismo pero retrata la torpeza de la falta de contraste en la información. Un relato de mentirosos que viven de publicar la supuesta verdad y que se enfrentan y unen cuando se ven al descubierto. Bonita historia que deja al periodismo y al periodismo-espectáculo al descubierto. Buenas interpretaciones de Harnett y Jackson, además de una adorable Morris.

Muy recomendable, sobre todo para periodistas.

Lo mejor: La subtrama de Morris con Harnett.
Lo peor: Vende que el periodismo es poco riguroso.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 26 julio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.