La versión de Mikhalkov posee elementos muy interesantes, pero carece de la fuerza narrativa de sus anteriores versiones, que radicaba en su brevedad y su preferencia por el espacio del jurado.

★★★☆☆ Buena

12

Nikita Mikhalkov regresa al cine con esta nueva versión de Doce hombres sin piedad, aquella ópera prima de Sydney Lumet, adaptada de la obra teatral de Reginald Rose, y reversionada cuarenta años después en una película para televisión, protagonizada por Jack Lemmon y George C. Scott. Mikhalkov traslada el debate del jurado a un crimen similar pero situado en pleno conflicto entre rusos y chechenos, con resultados dispares. Por empezar, 12 se beneficia de un inteligente trabajo visual, con una muy rica secuencia inicial, y flashbacks muy logrados. Mikhalkov adapta simétricamente la estructura y algunos elementos secundarios de la obra original, y construye unos personajes cargados de matices, enfocándose en el perfil racista e intolerante de uno de los miembros del jurado, quien más instala en la mesa del jurado la pugna actual entre rusos e inmigrantes. Los doce miembros, lejos del perfil original, se muestran más exacerbados, virulentos y llenos de humor a la hora de exponer sus maleables posturas con respecto al crimen.

Los flashbacks, si bien se encuentran integrados al planteo central, frecuentemente sirven para escarbar en la realidad rusa, y en ese sentido, tienden a distanciarse de la compacta puesta que caracterizaba a las versiones anteriores. Muestra de ello es la diferencia en la duración de esta versión con respecto a las anteriores (dos horas y media, contra hora y media de aquellas). El abordaje político funciona más en el espacio donde debate el jurado que en las escenas que rodean el crimen supuestamente cometido por el joven checheno, y la duración de esta película tiende a acentuar la intencionalidad política de Mikhalkov a la hora de trasladar la compleja y maravillosa discusión. De esa manera, la versión de Mikhalkov posee elementos muy interesantes, pero carece de la fuerza narrativa de sus anteriores versiones, que radicaba en su brevedad y su preferencia por el espacio del jurado como escenario cuasi único en el desarrollo de la situación.

publicado por Leo A.Senderovsky el 30 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.