Soberbia revisión de Lumet.

★★★★☆ Muy Buena

El talento narrativo de Mikhalkov no vamos a descubrirlo ahora: ha sido capaz de mezclar el realismo mágico literario del mismísimo Chejov en "Ojos Negros" y la historia misma de Rusia, a través de excelentes títulos como "El barbero de Siberia" o "Quemado por el sol". En esta ocasión no solo pone en jaque el sistema judicial contemporáneo en el que el jurado ha de decidir sobre la inocencia o culpabilidad del acusado -tal y como hizo Sidney Lumet en la obra de referencia que ha servido de origen para esta cinta, "12 hombres sin piedad"- sino que además disecciona con gran frialdad -y habilidad- la situación sociopolítica actual de Rusia, desde su adaptación al neocapitalismo hasta sus conflictos bélicos con Chechenia. La galería de personajes que presenta está hecha con gran lucidez, examinando cada una de las capas sociales y cada una de las generaciones que componen la sociedad de cualquier país. Pero además de la habilidad en la dramaturgia del guión -que no flaquea en ningún momento, a pesar de estar centrado en doce personas encerradas en el gimnasio de un colegio, estando obligados a alcanzar una decisión unánime sobre el acusado- hay que sumar una gran agilidad narrativa, alternando intensos flashbacks y florituras visuales completamente justificadas que explicitan con gran habilidad los estados emotivos de cada uno de los personajes.

A la hora de mostrar una revisión del clásico de Lumet, Mikhalkov ha estado soberbio, añadiendo mejoras notables que muestran una serie de personajes con miles de facetas, explicitadas a un ritmo pausado pero que termina enganchando por la capacidad de sorpresa, soltada con una gran habilidad y en forma de cuentagotas. Sería también injusto olvidar el recital que todos los actores -Mikhalkov incluido, que interpreta a uno de los hombres del jurado- realizan en el film, dotando al producto final de una entidad y un gran peso específico para lo que tenemos oportunidad de sufrir últimamente en las pantallas. Una cinta densa y densificada en su calidad.

Lo mejor: Las interpretaciones, todas monumentales. La agilidad narrativa del director.
Lo peor: El metraje, quizás algo largo.
publicado por Federico Casado Reina el 28 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.